"Ruego que tengamos éxito"

Charles Darwin
Image caption Trazando el mapa del genoma humano se han comprobado algunos de los aspectos de la teoría de Darwin.

Craig Venter, uno de los primeros hombres en mapear el genoma humano, considerado por la revista Time en 2007 y 2008 como una de las 100 personas más influyentes del mundo, escribe a Darwin sobre su propia experiencia como científico y colector.

Le agradece sus contribuciones a la ciencia, pero le comenta triste sobre los cambios que han ocurrido en las zonas que Darwin visitó en vida. Por ejemplo, cómo la pesca masiva ha arrasado los océanos y sobre la desaparición de innumerables especies.

Ruega, finalmente, que los esfuerzos de algunos científicos para salvar la Tierra de la destrucción tengan éxito.

"Estimado Charles Darwin,

Le escribo hoy como uno de los primeros biólogos/científicos en transcribir el código que ha recibido cada ser humano a través del proceso de evolución, en gran medida como resultado de lo que usted calificó como selección natural en su gran libro publicado hace 150 años.

A pesar de que usted evitó discutir sobre la evolución humana, el público rápidamente dio el salto atribuyéndole haber asegurado que nosotros evolucionamos de los monos. El público, muchas veces a través de la prensa, es muy vociferante al interpretar y, a menudo, interpretar mal la ciencia.

En 2007 el primer código genético humano completo se publicó en la literatura científica. Al igual que usted observó la evolución en los cambios experimentados por distintos tipos de pinzones, iguanas terrestres y acuáticas, y tortugas gigantes, ahora estamos conociendo los cambios en el código genético asociado con rasgos y enfermedades humanas, así como las diferencias entre nosotros observando y comparando los códigos genéticos humanos.

La tecnología está evolucionando muy rápidamente y pronto será común conocer nuestro propio código genético. Esto transformará la práctica de la medicina ya que podremos prevenir las enfermedades antes de que ocurran. Entender las mutaciones y las variaciones en el código genético nos ayudará a comprender claramente nuestra evolución y, sí, el ser humano proviene de los simios.

Todos los humanos, los 6.500 millones que somos, esencialmente tenemos el mismo código genético con una variación de tan sólo el 1 a 3%. Sí, somos 6.500 millones. Difícil de imaginar para usted ya que sólo eran 1.200 millones cuando publicó su obra sobre el "origen". Dentro de 40 años seremos 9.000 millones de humanos sobre la Tierra.

Genéticamente diferimos muy poco de los chimpancés, con tan sólo un 5-6% de amplias partes de nuestra cadena genética mostrando una diferencia del 1%. Ahora tenemos el código genético de los virus, bacterias, eucariotes, plantas y múltiples y variados representantes del reino animal. Ya no hay ninguna duda sobre la interrelación de toda forma de vida sobre la Tierra aunque seguimos aprendiendo sobre los mecanismos de la evolución.

Inspirado por su viaje en el Beagle, participé en una expedición científica similar. Seguimos una ruta más cercana al ecuador que la que usted siguió pero paramos en muchos de los lugares que visitó. Supuso un privilegio para mi estar parado sobre la misma playa de las Galápagos donde estuvo usted y comprobar algunas de sus observaciones seminales sobre la extraordinaria vida que existe allá. Pasé una tarde nadando y buceando (ahora tenemos artilugios que nos permiten respirar bajo agua) con aquellas iguanas marinas que observó usted por primera vez.

Descubrimos decenas de miles de nuevas especies marinas en las Galápagos, algunas únicas de esas aguas. Seguimos navegando alrededor del mundo y a través de nuestro continuo muestreo elaboramos una base de datos que contiene más de 20 millones de genes únicos. A pesar de ello, estamos muy lejos de entender la vida sobre la Tierra.

El año pasado pudimos extraer muestras de agua de 50 millones de años de antigüedad, una milla debajo de la Tierra. La muestra estaba repleta de microorganismos en forma de bacteria diversa. En cada lugar donde mirábamos descubríamos vida y nueva diversidad.

Un descubrimiento que posiblemente encontrará particularmente sorprendente es que cuando observamos el cuerpo humano descubrimos miles de microorganismos asociados con cada uno de nosotros, y que incluye posiblemente el doble de células bacterianas que humanas. Con esta nueva información, algunos miembros de mi equipo están intentando comprender el papel que juegan estos organismos en la salud humana.

Cuando usted navegaba en el Beagle, los océanos estaban repletos de vida. Donde mirabas había muchas aves y vida marina. Sin embargo, tristemente la población humana se ha multiplicado por seis desde que usted estuvo allá, la pesca ha arrasado los mares y hemos provocado la extinción de muchísimas especies. A medida que navegaba el globo, pude ver los océanos llenos de basura. Muchas especies que compartían la Tierra con usted han desaparecido.

El mundo está sediento de energía y a muchos parece que no les importa nuestra supervivencia a largo plazo y la de nuestro planeta. Muchos están trabajando en fuentes de energía alternativas incluyendo aquellas provenientes del viento, las mareas y el sol. Algunos de nosotros estamos intentando reunir el poder de la biología para producir nuevos combustibles.

Por ejemplo, estamos intentando usar fotosíntesis y la energía solar para que las algas bacterianas capturen más CO2 -generador del efecto invernadero- y convertirlo en nuevas moléculas de hidrocarburos que puedan usarse para generar combustible de manera renovable. Estamos usando el conocimiento adquirido en los siglos anteriores para alterar el código genético de las células para que produzcan las moléculas que queremos.

Usted, Sr. Darwin, observó y registró aspectos de la vida que nos ayudan a comprender la evolución. Ahora, debido a los excesos de los humanos, nosotros y generaciones venideras debemos afrontar la evolución para sobrevivir. Sólo ruego que tengamos éxito y que los futuros científicos nos escriban a ambos dentro de 100 años describiendo los éxitos de nuestros esfuerzos cruciales.

Muchas gracias por sus contribuciones".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.