Brasil quiere cortar sus emisiones

Deforestación del Amazonas. Foto de archivo cortesía de Greenpeace
Image caption La deforestación sería culpable de gran parte de los gases emitidos en Brasil.

El gobierno brasileño anunció este viernes que pretende reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero entre un 36,1% y un 38,9% antes de 2020.

La propuesta será llevada a la conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre cambio climático, que tendrá lugar en Copenhague, Dinamarca, del 7 al 18 de diciembre.

Copenhague: ¿servirá de algo? ¡Opine!

El gobierno dijo que esta meta supone un compromiso voluntario, según anunciaron la jefa de gabinete de Brasil, Dilma Rousseff, y el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc.

La propuesta se divide en cuatro áreas: el uso de la tierra (en el que se prevé una reducción de los gases producidos por la deforestación en un 24,7%), la agricultura y la ganadería (en la que quieren emitir de un 4,9% a un 6,1% menos), la energía (de 6,1% a 7,7% menos) y la siderurgia (de 0,3% a 0,4% menos).

De cumplir estos objetivos, los niveles de emisiones llegarían a estar al nivel de 1994, aunque para llegar a esta meta será necesaria la colaboración de otros países y del sector privado, dijeron los ministros.

Objetivo, superar el bloqueo

Según Rousseff, Brasil hizo este anuncio porque "está comprometido con el desarrollo sostenible".

Pero además, el gobierno brasileño pretende presionar a las naciones industrializadas para que hagan públicas sus intenciones y rompan el bloqueo en las negociaciones previas a la cumbre de Copenhague, según explicó el corresponsal de la BBC en Brasil, Gary Duffy.

"Nuestro objetivo con eso es asumir una posición política en este caso", aseguró la jefa del gobierno brasileño.

Algunos países han puesto sobre la mesa cifras y objetivos concretos para reducir sus emisiones, pero han sido incapaces de llegar a un acuerdo con otros estados, recordó Duffy.

Los puntos sobre los que existe mayor desacuerdo rumbo a la Cumbre de Copenhague giran en torno a la cantidad de gases que deben reducir los países desarrollados, cuánto dinero deben aportar estos para ayudar a las naciones pobres a enfrentar al cambio climático y cuánto deben reducir los países en desarrollo sus emisiones.

Menos deforestación

Image caption El gobierno pretende animar a otros países a presentar objetivos concretos ante la Cumbre de Copenhague.

Brasil reveló su compromiso en la misma semana en que el gobierno anunció que la tasa anual de deforestación de la selva amazónica cayó casi a la mitad, el mayor descenso desde que se empezaron a llevar registros hace 21 años.

Lea: Lula aplaude caída en la deforestación

La pérdida de selva es, según científicos y activistas medioambientales, la culpable de la mitad de los gases contaminantes emitidos por el país latinoamericano. Por eso, el gobierno brasileño quiere ver una reducción del 80% en la tasa de deforestación para 2020.

Las más recientes imágenes de satélite muestran que cerca de 7.000 kilómetros cuadrados de bosque tropical fueron destruidos entre julio de 2008 y agosto de 2009 en el país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.