División en la Cumbre del Clima

Cumbre contra el clima
Image caption El texto filtrado propone la creación de un "fondo para el clima" que ayude a los países en desarrollo.

La filtración de un documento propuesto por el gobierno de Dinamarca despertó las críticas de los grupos ecologistas y acentuó la división entre países ricos y pobres en el seno de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se lleva a cabo en Copenhague.

El texto del país anfitrión -revelado por el diario británico The Guardian- pide que se mantenga en un máximo de dos grados centígrados el incremento de la temperatura de la Tierra. Para lograrlo, el informe pide a los países desarrollados que corten substancialmente sus emisiones de gases de efecto invernadero tanto a corto como a largo plazo.

En concreto, deberían reducirlas en un 50% en todo el mundo antes de 2050, según reza el documento.

Pero también propone la creación de un "fondo para el clima" que ayude a los países en desarrollo a soportar las consecuencias que se espera que traiga consigo el calentamiento global, algo que según los críticos es un intento por dejar atrás el Protocolo de Kioto y dividir a los países pobres.

Participe: Copenhague ¿servirá de algo?

Según Andy Atkins, director ejecutivo de la organización Amigos de la Tierra, el texto parece atractivo a primera vista, pero en realidad esconde varios peligros.

Image caption Grupos ecologistas denunciaron que los países ricos quieren eludir sus responsabilidades.

"Está sugiriendo que los países ricos paguen a los países pobres para que corten sus emisiones, en lugar de recortar las suyas, como piden los científicos. Los países industrializados deberían recortar sus emisiones domésticas en al menos un 40%" antes de 2020, aseguró.

"La táctica de negociar tras bambalinas bajo la presidencia danesa se ha enfocado en agradar a los países ricos y poderosos en vez de servir a la mayoría de los estados que exigen una solución justa y ambiciosa", criticó Kim Carstensen, de la organización WWF.

Lea: claves de la cumbre

Otras propuestas

Yvo de Boer, secretario ejecutivo de la convención de la ONU, aclaró que el documento filtrado no tiene peso real en las negociaciones. "Es un papel informal que se le dio a varias personas con meros fines consultivos", aseguró.

Mientras, el grupo conocido como BASIC (Brasil, Sudáfrica, India y China) puso sobre la mesa su propia propuesta, que se basa fundamentalmente en el sistema de reducción de emisiones del Protocolo de Kioto, ya que es por ahora el único tratado vinculante legalmente e incluye medidas de asistencia financiera y transferencia de tecnología.

Y en los próximos días se espera que otros grupos de países, como los de los estados isleños, el Bloque Africano y el G77 de países en desarrollo presenten sus propios textos.

Lo más probable, según los corresponsales de la BBC, es que de Copenhague salga al final un documento que reúna diversas sugerencias de cada uno de estos textos, aunque pocos son los que creen que las directrices de esa declaración serán de obligado cumplimiento.

Parte de la negociación

Por otro lado, un negociador de la misión china criticó duramente las ofertas de reducción de emisiones hechas por Estados Unidos, Europa y Japón.

El funcionario Su Wei dijo que las propuestas de estos participantes "no pueden ser consideradas como extraordinarias o notables".

Sin embargo, como recordó el enviado especial de la BBC a Copenhague, Matt McGrath, tanto el texto danés como las críticas chinas son parte de todo un proceso de discusiones.

El hecho de que hayan aparecido ya en la segunda jornada de la Conferencia, explicó, sólo indica que todos los participantes se pusieron pronto manos a la obra en las negociaciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.