Lectores con un clima de pesimismo

Reserva de agua
Image caption ¿Se logrará un acuerdo para frenar el calentamiento global? La cumbre finaliza el viernes.

"La cumbre de Copenhague no servirá para absolutamente nada, ya que las naciones desarrolladas no están comprometidas ni con la humanidad ni con el medio ambiente. Su único interés es el poder y el dinero".

Así lo entiende al menos Wilson Henao Gallego, un lector colombiano de BBC Mundo que comparte con la gran mayoría de las personas que participaron en nuestro foro una visión negativa sobre los resultados que pueda ofrecer la cumbre sobre cambio climático que se está llevando a cabo en la capital de Dinamarca.

Para el lector que se identifica como Poeta 908, de Barquisimeto, Venezuela, el lento progreso -o incluso el estancamiento de las negociaciones cuando quedan pocas horas para el cierre- no sorprende.

"Lo que está pasando en la cumbre se sabía. Con la crisis económica actual -que aún no se ha resuelto- ninguno de los países desarrollados va a cambiar su patrón energético para resolver el cambio climático", dice.

Participe: ¿Servirá de algo la cumbre de Copenhague?

"Y mientras prevalezcan los intereses mezquinos, egoístas y consumistas", agrega Orlando Días de La Habana, Cuba, "ni aunque los pinten de verde se resolverán los problemas".

En opinión de Pedro de Chicago, Estados Unidos (que tampoco cree que la cumbre depara un futuro esperanzador), aunque los países pobres obtengan fondos para financiar el impacto del cambio climático, es muy posible que "con la corrupción que existe en todos ellos", el dinero acabe en el bolsillo de unos pocos y no beneficie a los más vulnerables.

¿Una luz al final del túnel?

Pero el pesimismo no sólo se ha apoderado de los lectores de BBC Mundo como Mario La Riva Málaga de Cuzco, Perú o José Luis Meneses de Cagua, Venezuela.

Ed Miliband, ministro de Medio Ambiente del Reino Unido afirmó que existe la posibilidad de que las negociaciones concluyan sin éxito y el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon dio a entender que el acuerdo podría no incluir un compromiso de los países desarrollados para ayudar con fondos a los países más pobres a combatir el cambio climático, algo que éstos ven como una condición no negociable.

Sin embargo, pese a que las negociaciones parecen haber llegado a un punto muerto, pese a que sólo quedan dos días por delante para firmar un tratado y pese a las protestas multitudinarias que están teniendo lugar en la ciudad danesa, algunos lectores no han perdido sus esperanzas de que los líderes de los más de 120 Estados que acuden a la cumbre acuerden un tratado que ponga fin al calentamiento global.

"Soy optimista y aún creo en la capacidad del ser humano de hacer grandes cambios. Espero que los líderes (...) tomen decisiones importantes para el bien de la humanidad. Si no lo hacen, aquellos que trabajamos silenciosamente por el bien de todos, lo seguiremos haciendo sin importar lo que decidan los de arriba", dice con énfasis Ángela, de San José, Costa Rica.

"Ésta es la gran oportunidad que los que cuidamos el medio ambiente hemos esperado por tantas décadas", dice Fernando Espino Cortés de Panamá.

Alejandro de México, aunque no ve que la cumbre represente una solución para el planeta, espera que "la reunión aporte soluciones con respecto a la adaptación al cambio climático y ayuda a los países más necesitados".

Y Roberto Torres Collazo de Estados Unidos, también aporta un mensaje alentador: "Se han realizado muchas otras conferencias sobre cambio climático y se ha hecho muy poco. Mi esperanza es que con esta conferencia todo cambie para el bien de la humanidad. Es decir, que se haga justicia para el presente y para las generaciones futuras".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.