Última actualización: sábado, 19 de diciembre de 2009 - 04:12 GMT

Copenhague: ¿otra oportunidad perdida?

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Pocas horas después de conocerse que Estados Unidos y cuatro de las principales economías emergentes habían llegado a un consenso en la cumbre climática de Copenhague, surgen serios reparos acerca del alcance de lo que se logró en esta reunión.

clic Lea: Al final firmaron cinco

EE.UU., junto con China, India, Sudáfrica y Brasil dijeron haber alcanzado un "acuerdo significativo" en la cumbre de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebra en Copenhague, Dinamarca.

Pero según informa Roger Harrabin, uno de los corresponsales de la BBC en la ciudad danesa, el acuerdo logrado dista bastante de lo que esperaban la Unión Europea y la mayoría de los científicos.

Estos últimos buscaban un acuerdo legalmente exigible que mantuviera las emisiones debajo del nivel asociado con un aumento de dos grados en las temperaturas.

"No es perfecto"

Sin embargo, señala Harrabin, al final solo se consiguió que Estados Unidos y las economías emergentes ofrecieran una “vision” para reducir las emisiones al nivel de los dos grados, pero sin un derrotero claro sobre cómo llegar allá.

Al respecto de lo acordado hasta el momento, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que “el texto que tenemos no es perfecto…” e insistió en que un “contrato” es absolutamente vital.

El texto que tenemos no es perfecto

Nicolas Sarkozy, Presidente de Francia

En cambio, Xie Zhenhua, jefe de la delegación china, dijo que “la reunión tuvo un resultado positivo, todos deberían estar contentos”.

Pero como indica Richard Black, otro de los corresponsales de la BBC en Copenhague, todavía no es clara cuál será la reacción del resto de la comunidad internacional frente a un acuerdo alcanzado por un puñado de naciones.

Fondo para pobres

Tal vez el logro más concreto, y uno por el que el primer ministro británico Gordon Brown puede reclamar crédito, es la creación de un fondo global de US$100.000 millones financiado por los países ricos para combatir el cambio climático en los países pobres, indica Harrabin.

No obstante, aclara el corresponsal, no se sabe de donde va a salir ese dinero.

Algunos críticos señalan además que esa cifra equivale apenas a la sexta parte del presupuesto militar de Estados Unidos.

La reunión tuvo un resultado positivo, todos deberían estar contentos

Xie Zhenhua, jefe de la delegación de China

Como informa el corresponsal de la BBC en Washington, Imitas Tyab, la Casa Blanca ha concedido que el acuerdo alcanzado en Copenhague es modesto, pero insiste en que puede constituirse en la base para negociaciones más ambiciosas.

El mismo presidente estadounidense Barack Obama señaló después de la reunión que “ya hemos avanzado un largo trecho, pero nos queda mucho por recorrer”.

El senador demócrata John Kerry, quien ha estado buscando la aprobación de legislación anti cambio climático en el senado estadounidense, dijo que el acuerdo patrocinado por Obama deja lista la escena para la aprobación final de legislación interna importante esta primavera.

Aunque, como recuerda Tyab, las dificultades de la economía estadounidense y el escepticismo de algunos legisladores conservadores frente al cambio climático son todavía obstáculo importante para conseguir ese objetivo.

¿Ya pasó el momento?

Escultura en el sitio de la Cumbre de Copenhague

Grupos ambientalistas han advertido que el acuerdo conseguido es insuficiente.

Desde Copenhague, el corresponsal Roger Harrabin anticipa que Estados Unidos reclamará como éxito conseguir que los países emergentes informen sobre su progreso en la lucha contra el cambio climático.

Igualmente los dirigentes de la Unión Europea son optimistas frente al progreso que se puede lograr el año entrante. La canciller alemana Angela Merkel ya está planeando una nueva reunión para los próximos meses.

Pero, concluye Harrabin, algunos sienten que el momento para realmente actuar frente al cambio climático ya pasó.

Desilusión

Varios grupos ambientalistas expresaron su profunda desilusión. John Sauven, de Greenpeace dijo que “la ciudad de Copenhague es esta noche la escena de un crimen, en la que los culpables están escapando al aeropuerto.

No hay objetivos para los recortes de carbono y no hay acuerdo sobre un tratado legalmente vinculante”.

También hubo protestas por parte de representantes de naciones pequeñas como la isla de Tuvalu, cuyo representante calificó el acuerdo de inaceptable.

El clima en Copenhague

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.