Gigantes asiáticos saludan Copenhague

China e Indonesia saludaron el resultado obtenido en la cumbre climática de Copenhague, pese a la fría recepción que tuvo entre organizaciones ambientalistas.

Image caption Jiechi dijo que es un "nuevo comienzo".

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Yang Jiechi, dijo que el resultado era muy positivo, y que la conferencia realizada en Dinamarca “no es un destino sino un nuevo comienzo”.

Yang dijo que la cumbre logró reconocer las diferentes realidades económicas entre los países ricos y pobres y, por ende, las distintas responsabilidades de ambos grupos.

En sintonía se manifestó el presidente de Indonesia –el tercer país más contaminante del mundo, después de Estados Unidos y China- que en su página de internet dijo que “Indonesia está satisfecha, hemos tomado una posición sin reservas para salvar a nuestra Tierra y a los niños de nuestro país”.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también saludaron el resultado de la cumbre como una base esencial para el futuro.

Lea: La ONU reconoce el acuerdo de Copenhague

Críticas

Sin embargo, ambientalistas y organizaciones humanitarias calificaron a la cumbre como un fracaso total.

Image caption Grupos ambientalistas y algunos delegados protestaron por el resultado.

Los líderes africanos directamente dijeron que el mundo desarrollado les había fallado.

El acuerdo fue alcanzado a puertas cerradas y sin consenso.

Según el especialista en desarrollo internacional de la BBC, David Loyn, la verdadera importancia de Copenhague es que se formalizó una nueva forma de tomar decisiones en la que sólo Estados Unidos, China e India tienen verdadera voz y voto.

Lea: Al final firmaron cinco

Según Lyon, a los países de tierras bajas y la mayoría de África –donde el cambio climático ya está costando vidas- se les dio un ultimátum: firmar o quedar afuera del reparto de fondos.

El director del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, Rajendra Pachauri, dijo que hay que moverse rápido para que el acuerdo alcanzado en Dinamarca sea vinculante.

Las miradas ahora están puestas en la conferencia sobre cambio climático que se realizará en Bonn (Alemania) dentro de seis meses, y en la de Ciudad de México que tendrá lugar a fines de 2010, en la que se espera se llegue a un resultado más contundente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.