Buenos Aires viaja "en verde"

Ecobús porteño
Image caption El autobús ecológico emitirá menos gases tóxicos y reducirá el ruido.

Por estos días, en los que el ajetreo navideño se hace sentir en las calles de Buenos Aires, los habitantes de la ciudad pueden sorprenderse al paso de un moderno autobús que circula… vacío.

Como en orgulloso desfile, el vehículo realiza las últimas pruebas para entrar oficialmente en circulación y cargar pasajeros con una promesa: menos humo y menos ruido.

Se trata del primer Ecobus porteño, un prototipo con tecnología híbrida no contaminante que fue puesto a rodar como parte de un plan anti-polución de la Agencia de Protección Ambiental (APRA) del gobierno local.

"Cuando concluyan las pruebas de seguridad, en enero, Buenos Aires estará a la altura de otras grandes ciudades en su cuidado no sólo de la salud de los ciudadanos sino también del planeta, con su calentamiento global", dijo a BBC Mundo la presidenta de APRA, Graciela Gerola.

El modelo propone el uso de energías térmica y eléctrica con dos motores: una batería para impulsar al vehículo por electricidad combinada con el uso de combustible diesel, lo que permite minimizar las emisiones de gases tóxicos y además reducir los hidrocarburos que emplean hoy los autobuses en su funcionamiento.

¿De exportación?

La capital argentina tuvo como modelos a otras metrópolis del mundo, donde ya circula el transporte público de pasajeros sobre la base de tecnologías "limpias".

En particular, Nueva York, donde la mayor parte de la flota urbana observa los controles ambientales más rigurosos. Pero también Estocolmo, Madrid y Tokio. En todas ellas -aseguran desde el gobierno porteño-, el proyecto se inició de la misma manera: con sólo un par de unidades de prueba, que luego se irán multiplicando a medida que crezca la "conciencia verde" entre usuarios y empresarios transportistas.

El "colectivo", como llaman los argentinos a los buses que circulan regularmente en las ciudades, fue diseñado por ingenieros de la Universidad de La Plata, en Buenos Aires, y por el momento será incorporado en los recorridos de una sola línea, la número 62.

"Lo más importante es que se trata de tecnología nacional, con científicos argentinos a cargo del proyecto. Y si todo funciona bien, quién dice que no podemos convertirnos en exportadores del modelo", aventuró Gerola.

En América Latina, México, Brasil y Chile han hecho ya pruebas con vehículos "verdes" para pasajeros, aunque las unidades en uso son importadas.

Energía que se transforma

Image caption El gobierno municipal piensa poner el autobús en circulación en enero.

Los nuevos buses argentinos tienen 45 baterías en el techo que se recargan mientras circulan, mediante la conversión de la energía cinética y calórica, que se produce en las frenadas, en energía eléctrica.

Además, el moderno motor diesel con el que están equipados permite arrancar –después de un semáforo o un embotellamiento, por ejemplo- sin aumentar el nivel de ruido.

Según Gerola, durante 2010 se prevé poner en circulación unas 20 unidades híbridas. Pocas, si se considera que los autobuses que circulan por la zona urbana superan los 9.500.

Sin embargo, según los cálculos de la funcionaria, el ahorro de combustible que se logra con estos vehículos, de entre 30 y 40%, incentivará a muchas empresas a migrar gradualmente sus flotas en el futuro cercano.

Con ayuda oficial

Para impulsar el cambio, el gobierno porteño ofrece créditos en condiciones ventajosas para los empresarios que quieran comprar los Ecobuses.

Para las autoridades municipales, el principal desafío es el control del humo, uno de los problemas severos que aquejan a los porteños sobre todo en las zonas céntricas.

Hoy, un colectivo diesel común emite 771 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido, lo que –según cifras oficiales- genera un impacto anual de casi 560 mil toneladas de CO2 por el uso de este medio de transporte sólo en la ciudad de Buenos Aires.

"Si no dejáramos salir a los colectivos que superan los niveles establecidos de humo, nos quedaríamos casi sin colectivos en la ciudad. Así que tenemos que ser flexibles con los controles, pero sabemos que no puede haber buses que circulan desde hace más de 15 años, como ocurre hoy", reconoce la presidenta de la Agencia Ambiental porteña.

Sin ruido

Según las estimaciones científicas, difundidas por el mismo gobierno, los buses híbridos permiten reducir en un 75% las emisiones de humo negro (metal particulado), un 55% las de monóxido de carbono y más de 40% las de óxido de nitrógeno y otros gases dañinos.

Pero la propuesta de renovar las flotas con subsidios gubernamentales tiene por fin minimizar también otra forma de polución: la auditiva.

"En el microcentro y macrocentro (donde la congestión vehicular es mayor), estas unidades van a funcionar sólo con electricidad, con lo cual los niveles de contaminación sonora bajarán notablemente", auguró el alcalde porteño, Mauricio Macri.

En su fase de prueba, el Ecobus ha sido monitoreado por un software específico, que registra el rendimiento de la unidad en cada viaje.

En los próximos días, cuando la ciudad entre en los días de calma estival, durante enero, será hora de poner a prueba los prototipos con sus primeros pasajeros.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.