Año nuevo, bañadores viejos

Michael Phelps, izq.
Image caption Phelps (izq.) usó un traje de alta tecnología cuando ganó ocho medallas de oro en las Olimpiadas de Pekín.

El año nuevo pone fin a la saga sobre los trajes de baño que dominó al mundo de la natación desde 2008.

A partir de ahora, no se les permitirá a los atletas competir con los controvertidos bañadores de alta tecnología.

Desde que se comenzaron a usar, se establecieron más de 250 récords mundiales.

Estos bañadores, resistentes al agua, aumentaban la flotabilidad y la velocidad.

Sin embargo, para muchos se trataba de un "dopaje tecnológico".

Criterios estrictos

Después de meses de debates y disputas legales, las autoridades de la natación decidieron deshacerse de ellos.

Con ese fin, introdujeron criterios estrictos sobre los tipos de tejidos, el espesor y el tamaño de los bañadores.

Los de hombre no pueden sobrepasar el ombligo o llegar más bajo de la rodilla; a los de mujer no se les permite cubrir el cuello o los brazos.

Y todos deben tener aprobación oficial.

El nadador estadounidense Michael Phelps usó un traje de alta tecnología cuando ganó ocho medallas de oro en las Olimpiadas de Pekín, pero ha expresado su satisfacción por el retorno de los bañadores tradicionales.

"Me gustan. Creo que uno tiene que esforzarse más, que estar en mejor forma", dijo.

¿Qué hacer con los récords?

Sin embargo, éste no es un asunto que se olvidará de un día para otro.

Se ha sugerido que se establezca una diferencia entre los récords mundiales de los últimos dos años y los anteriores o los que habrá a partir de ahora.

Incluso, algunos han dicho que se deberían cancelar.

Otros, como el Dr. Tom Waller, director del laboratorio de la empresa fabricante de trajes de baño Speedo, consideran que ésa sería una medida incorrecta.

"El bañador forma parte del proceso, pero la verdadera diferencia está en los atletas, en su profesionalismo, sus esfuerzos, su dedicación y las horas que pasan entrenando", dijo.

"Eso es lo que ha empujado el desempeño de ellos y sus récords hasta el límite", añadió.

Las autoridades quieren una situación en la que los trajes sean los mismos para todos.

Los fabricantes no están contentos con los cambios en las regulaciones, pero no por eso dejarán de invertir millones de dólares en el desarrollo de productos que, en su opinión, maximicen el potencial de los atletas, dentro de las normas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.