"Tú no eres un gadget"

O eso dice Jaron Lanier, autor de un libro con dicho título.

Image caption Jaron Lanier dictó una conferencia en la London School of Economics.

Esta semana en la London School of Economics -justo enfrente de BBC Mundo-, Lainer dictó una conferencia sobre sus polémicas teorías acerca de la evolución de internet en el mundo tecnológico.

En este espacio quiero compartir con ustedes tres de sus puntos de vista que, podría apostar, les resultarán controvertidos. Ustedes, en esa forma que aparece abajo -llamada "Comentarios"- pueden decirme si me equivoco.

¿Y quién es Jaron Lanier? Es un experto en computación, músico, artista visual y filósofo que popularizó el concepto "realidad virtual" en los años ochenta. Ahora es un profesor visitante en la Universidad de Berkley en Estados Unidos.

Tras escucharlo queda claro que a Lanier no le gustan muchas cosas de la llamada Web 2.0. Estas son algunas de sus teorías.

  • El aislamiento no es malo

    Lanier apunta sus críticas al movimiento del crowdsourcing (si el término les confunde, lean esta nota sobre el tema), el anonimato y el software libre, asegurando que las personas que construyen la web 2.0 se han convertido en una masa en la que es imposible reconocer el talento de individuos.

    "Aislarse no es malo", afirma, y asegura que en muchas ocasiones la idea más brillante se encuentra en una persona y no en un colectivo.

    Image caption El autor criticó espacios de colaboración como Wikipedia.

    Para ejemplificar su punto pide a su audiencia que abandone Wikipedia durante un par de semanas y descubra que "hay información mucho más valiosa que puede encontrarse en internet".

    Para él, el contenido generado por un entorno de colaboración ha inhibido la creatividad en internet. Otros, sin embargo han argumentado, que la explosión de las redes sociales y la Web 2.0 le han dado voz a quienes antes permanecían ocultos. Grupos en Facebook o peticiones firmadas en línea han demostrado que a veces ese colectivo produce historias positivas.

    • Nada debe ser gratis

    Es evidente que una de las cosas que más desagradan al polifacético autor, es el que la gente pida que las cosas sean gratis en internet.

    "Si creas algo tienes que recibir un pago por ello, porque vivimos en un mundo donde hay que pagar la renta", apunta y añade: "un mundo donde se paguen tarifas sería más creativo e igual de feliz que el actual".

    No es difícil entender de donde viene este argumento. Lanier es un músico neoclásico que ha sacado su material al mercado, que cree en la venta de discos y que critica a quienes piensan que los músicos deben ganar dinero sólo a través de los conciertos.

    El músico asegura que este esquema no funciona, a pesar del éxito de bandas como Radiohead o ColdPlay que han decidido seguir ese camino.

    Pero Lanier también critica a tiendas como iTunes de Apple por considerarlas "cuellos de botella" y sugiere que debería crearse un "sistema universal de pagos" para que la gente pague por lo que consume en internet en un solo lugar y no en múltiples tiendas.

    Quién creará el sistema, cómo se mantendrá y quien decidirá los precios es algo que él no aclara.

    • El software nos quita responsabilidad

    Una de sus teorías más interesantes es aquella que dice que los seres humanos estamos haciendo a la tecnología y- particularmente al software- más inteligente a fin de librarnos de responsabilidades, haciéndonos pasar por tontos.

    "Es muy peligroso que le demos al software el poder de ser mas inteligente para quitarnos una responsabilidad, porque así estamos perdiendo control de calidad", dice Lanier y ejemplifica con las escuelas que usan sistemas automatizados para calificar exámenes, o con el software que evaluaba el riesgo de las deudas subprime causantes de la crisis económica.

    Las ideas de Larnier generan polémica. Michael Agger, en Slate, critica su libro: "el talento y las ideas de Lanier y sus compañeros estaban destinadas a una élite tecnológica cuyo impacto ya no es lo que era antes. Ahora el impulso innovador en la tecnología está en la democratización de la Web y sus usos: Flickr, Twitter, y, sí, Facebook.La realidad virtual pertenece al pasado (...) es hora de quitarse las gafas y unirse a nosotros aquí en la Tierra", sentencia Agger.

    Pero los humanos, asegura Lanier, "somos infinitamente superiores a las máquinas y nuestro talento debe usarse para crear tecnología creativa e innovadora" y no software repetitivo. No somos, concluye, gadgets porque tenemos talento.

    Pero ¿será que los gadgets y los humanos debemos entrar en una disputa o quizá sea mejor pensar que podemos usar a la tecnología de manera positiva? La última palabra la tienen ustedes.

    @

    Esta semana: Firefox anunció la aparición de su navegador móvil para teléfonos celulares, demostrando que cada vez más empresas ven en este sector el futuro de la navegación en internet. Por lo pronto sólo estará disponible en algunos teléfonos Nokia, pero se espera que en unos meses haga sus estreno en Windows Mobile y los teléfonos Android. No hay planes para lanzar una versión para el iPhone; y nos enteramos de un estudio que cuenta que el 73% de los usuarios de internet usan la misma contraseña de su banco en línea en otros sitios, exponiéndose así a fraudes.

    @

    Si quieren participar en el debate tecnológico con David Cuen, hagan clic aquí