Madrid: cuidado con los jabalíes

Jabalí
Image caption En el norte de Madrid la presencia de jabalíes se ha disparado en los últimos años.

Son peludos, pesan más de 90 kilos y tienen unos colmillos que podrían partir un brazo. Los jabalíes, también llamados cerdos salvajes, se multiplican como una plaga por los alrededores de Madrid. Deambulan por parques, cruzan autopistas. Le han perdido el miedo a la ciudad.

Ahora quienes tienen miedo son los habitantes del norte de la Comunidad de Madrid (Las Rozas, Galapagar, Majadahonda) donde es frecuente verlos comiendo el césped de las urbanizaciones o paseando por la plaza de la localidad.

Desde diciembre, el servicio de Emergencias de la Comunidad ha recibido más de 1.700 llamadas con quejas relacionadas con estos animales.

Hasta hace poco sus apariciones se limitaban a las épocas de sequía, pero de un tiempo para acá se aventuran a cruzar autopistas como la M30, una de las principales arterias de Madrid. Hace un par de años la policía tuvo que detener a tiros a un jabalí que intentaba cruzar la vía para evitar un accidente.

El norte de la ciudad colinda con bosques y reservas naturales como la Sierra de Madrid o el Monte de El Pardo.

10.000 ejemplares

"Siempre ha habido jabalíes, pero últimamente se ha disparado el número. Son depredadores, destrozan cosechas enteras y transmiten enfermedades", comenta un agricultor de la zona.

La Consejería de Medio Ambiente admite el aumento. Se calcula que hay más 10 mil ejemplares sueltos por los campos madrileños.

La Consejería explica que la presencia de jabalíes en zona urbana se debe a la sequía y a la búsqueda de comida y agua. También menciona un gran incendio que ocurrió hace un par de años en Guadalajara (norte de Madrid), una zona boscosa donde abundan los jabalíes.

Para la ONG Ecologistas en Acción hay otro motivo. "El desarrollo urbanístico desaforado de la zona de El Pardo ha provocado una invasión del espacio natural del jabalí. A ello hay que sumarle el abandono de muchas zonas de cultivo y los propios animales que han ido perdiendo el miedo al hombre", explica Teo Oberhuber, de la ONG.

¿Son peligrosos?

El jabalí tiene unos ojos diminutos que le sirven de poco, a cambio tiene un olfato y un oído muy desarrollados. Puede detectar presas y alimentos a más de 100 metros de distancia. Además puede recorrer hasta 60 kilómetros en una noche y suele bañarse en barro para camuflar su olor.

Cuando se siente amenazado, la crin gruesa que le recorre el cuerpo se eriza desde la frente hasta la cola.

"No es un animal agresivo, es silvestre y por lo mismo no se sabe cómo puede reaccionar ante un movimiento brusco", explica Oberhuber. El experto aconseja no acercarse y no darle de comer, sobre todo, cuando está con sus crías.

El jabalí que fue abatido por la policía hace un par de años, había sido anestesiado previamente pero no tuvo efecto. Cuando los agentes le estaban atando, el animal se despertó, se revolcó hasta quitarse las ataduras e intentó atacarles.

"Un golpe puede ser mortal. Los jabalíes están armados de unos colmillos imponentes", señala Nicanor Ascanio, de la Federación Madrileña de Caza.

Cacerías

Image caption Los jabalíes son una especie de cerdo salvaje, pero se adaptaron al medio urbano.

Hasta ahora, el control de la proliferación de jabalíes se ha hecho a través de la caza. Cuando la Consejería detecta superpoblación autoriza una cacería. Cada año se organizan en Madrid medio millar de batidas, en las que se cazan entre dos mil y tres mil jabalíes.

Ante el aumento, la Comunidad de Madrid también ha instalado reflectantes en las carreteras de la Sierra de Madrid para asustar a los jabalíes y así evitar los aparatosos accidentes de tráfico que a veces provocan.

En Las Rozas, una de las localidades más afectadas, han diseñado un sistema de trampas con comida para atrapar a los animales y enviarlos después a zonas boscosas.

Pero se han encontrado con otro problema: los jabalíes urbanos, los que se han acostumbrado a la comida que les dejan los humanos, ya no son capaces de sobrevivir en el campo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.