Biblioteca digital de Google en el limbo

Google
Image caption Pasarán semanas antes de saber si se aprueba el proyecto.

Los planes de Google para crear la biblioteca digital más grande del mundo quedaron estancados después de que un juez en Estados Unidos rehusara emitir un fallo inmediato al respecto.

Un día antes antes de la audiencia para escuchar los argumentos en pro y en contra del proyecto bibliográfico, el juez Denny Chin dijo que comunicaría su decisión por escrito.

Los críticos sostienen que el acuerdo entre Google, las casas editoriales y los autores les daría un monopolio sobre la venta de libros por internet.

Google responde que el plan permitiría a "millones de libros ser encontrados por la web".

Hasta la fecha, el juez Chin ha leído más de 500 presentaciones relativas al convenio comercial de US$125 millones que establecería un registro de derechos reservados y pagaría a los autores y editoriales a cambio de permitir tener sus obras escaneadas y digitalizadas.

La gigante empresa informática ha intentado cerrar el acuerdo y desde hace meses ambas partes han estado presentando sus argumentos en público.

La audiencia "imparcial" frente al juez es considerada como un hito importante después de una larga serie de aplazamientos.

Sin embargo, al comienzo del proceso en Nueva York, el juez Chin expresó que "para acabar con el suspenso, no voy a emitir mi fallo hoy. Hay demasiado para digerir. Necesito tener una mente abierta".

La audiencia siempre auguró ser escenario de un inevitable gran enfrentamiento.

En 2004, el escaneo de libros por parte de Google enfrentó a la empresa contra el Gremio de Autores de Estados Unidos y la Asociación de Editoriales de ese país, que demandaron por "violación masiva de derechos de autor".

En 2005 se gestó un acuerdo que necesitaba la aprobación de un tribunal, pero generó la crítica airada de una combinación de críticos. El acuerdo se enmendó a finales del año pasado.

Pro y contra

Al final de cuentas, 21 grupos que se oponían al convenio tuvieron cinco minutos para exponer su caso. Aquello en contra superaban a los proponentes tres a uno.

Los gigantes de la teconología como Sony y Microsoft estaban enfrentados.

Image caption El plan de la biblioteca digital ha sido polémico desde el principio.

Sony, que fabrica lectores electrónicos de libros, apoyaba el proyecto porque era bueno para la competencia. Mientras que Microsoft consideraba que estaba planteado para reafirmar el dominio de Google.

Por su parte, Amazon, el más grande distribuidor de libros en internet, sostuvo que permitiría la explotación comercial irrestricta, anulando las leyes de derechos de autor.

El Departamento de Justicia de EE.UU. también comentó al respecto al advertir sobre las tendencias de monopolio del acuerdo. No obstante, dejó la puerta abierta para la aprobación si se aplicaban algunas correcciones.

Varios países también hicieron sentir sus opiniones. Francia y Alemania dijeron que apoyaban el proyecto europeo para escanear y digitalizar libros con el previo permiso de los tenedores de los derechos.

Entretanto, otros críticos manifestaron preocupación sobre asuntos de privacidad y la posibilidad de que Google pueda rastrear los hábitos de los lectores y recaudar información sobre ellos.

Los expertos legales estiman que pasarán algunas semanas antes de que el juez Chin emita su fallo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.