Se recupera la Gran Barrera de Coral

Las medidas puestas en práctica para proteger a la Gran Barrera de Coral en Australia están funcionando y los números de algunas especies en el sistema se han duplicado, informan científicos.

Image caption Algunas especies de peces se duplicaron en las áreas protegidas.

Una investigación revela que las "zonas verdes" puestas en vigor hace seis años también han tenido un impacto económico positivo en el mayor arrecife de coral del mundo.

Los resultados -presentados en la conferencia anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) que se celebra en San Diego, Estados Unidos- muestran "una extraordinaria gama de beneficios por las medidas introducidas" dicen los científicos.

Impacto positivo

En 2004 se trazaron nuevas zonas de protección en la Gran Barrera de Coral, y las reservas marinas donde fue prohibida la pesca se extendieron de 5% a 33% de la región.

El objetivo era combatir la pesca excesiva, una de las mayores amenazas para los arrecifes de coral.

Ahora, la nueva investigación sobre el impacto de estas zonas verdes -llevada a cabo por 21 expertos del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral en Australia- califica los resultados como "una muestra de importancia global sobre la efectividad de las redes de reservas marinas a gran escala".

Los científicos afirman que el arrecife ha respondido de forma extraordinariamente rápida y, para sorpresa de los investigadores, se encontró que algunas especies de peces se han duplicado en esa región.

"Nos sorprende lo rápido de esta recuperación" dijo a la BBC el profesor Terry Hughes, uno de los autores del informe.

"Gran parte de la información que obtuvimos sobre esta recuperación de peces es en zonas de reserva donde el mar fuera de estas zonas estaba muy degradado".

"Así que creo que una de las razones por la que los peces se recuperaron tan rápido es porque aún teniendo zonas donde la pesca continúa, las poblaciones de peces están en muy buena forma".

Según los científicos esta recuperación tendrá varios efectos positivos.

Más peces grandes

Image caption Los peces pequeños ayudan a fertilizar el ecosistema.

La reducción en la pesca significa que los peces adultos pueden vivir más y ser más grandes y con esto pueden producir un número mayor de descendientes que ayudarán a fertilizar las áreas marinas fuera de las zonas protegidas.

Además, señala el profesor Hughes, el fortalecimiento de las poblaciones de peces hará al arrecife más resistente.

"El impacto para el arrecife se deriva del número y tamaño de peces que viven allí y el número de crías que pueden producir" dice el científico.

"Más peces más grandes dentro de estas áreas protegidas contribuirán a que haya más larvas de peces y los peces pequeños pueden viajar por todas partes del ecosistema lo cual producirá una fertilización en las zonas adyacentes a las áreas protegidas".

Los científicos expresan, sin embargo, que no basta sólo con combatir la pesca excesiva para asegurar la supervivencia a largo plazo del arrecife, que está severamente amenazado por el cambio climático y la degradación de la tierra.

Pero al menos, dicen, "la expansión de las reservas marinas ofrece una contribución importante y rentable para mejorar la resistencia de la Gran Barrera de Coral".

"En general, los resultados muestran que la red de reservas marinas a gran escala en la Gran Barrera está siendo una inversión excelente, tanto en términos sociales, como económicos y ambientales" expresan los investigadores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.