Emisiones de CO2: ¿quién contamina más?

Gráfico sobre las emisiones de CO2
Image caption Las emisiones de Europa son mucho más elevadas si se toma en cuenta los bienes que importa.

Los países ricos, incluidas varias naciones de la Unión Europea, están "importando" cerca de un tercio de sus emisiones de dióxido de carbono, señaló un estudio.

Investigadores en Estados Unidos utilizaron una base de datos global para seguir el movimiento de bienes y servicios y asignaron las emisiones a los países en donde se consumen los mismos.

Cerca de un cuarto de las emisiones de China provienen de los bienes que este país exporta al mundo occidental.

En un artículo publicado en la revista especializada PNAS, los investigadores afirman que ésta es precisamente la razón -desde un punto de vista ético- por la que los países ricos deberían liderar los esfuerzos globales para recortar las emisiones.

"No nos sorprendió ver este flujo neto desde los países en desarrollo hacia el mundo desarrollado", aseguró Steve Davis, principal responsable del estudio.

"Pero lo que sí nos llamó la atención es cuánto de todo este flujo corresponde al comercio bilateral entre China y EE.UU.", agregó el investigador.

Recientemente, China sobrepasó a EE.UU. y se convirtió en el país que más CO2 emite.

Sin embargo, el 22,5% de sus emisiones son generadas durante la producción de bienes y servicios que se consumen en el extranjero. De este porcentaje, un 7,8% corresponde a las exportaciones a EE.UU.

Cuando se calculan las emisiones de esta manera, EE.UU. importa menos dióxido de carbono que algunos países europeos.

De acuerdo al estudio, Austria, Francia, Suecia, Suiza y el Reino Unido, importan aproximadamente un tercio de sus emisiones.

Cálculo injusto

Según lo estipula la convención sobre clima de Naciones Unidas, las emisiones de gases con efecto invernadero son adjudicadas a los países que las producen.

Pero tanto para académicos como para grupos ambientalistas este sistema resulta injusto ya que significa, por ejemplo, que un británico puede comprar objetos fabricados en China y disfrutar de sus beneficios, mientras que China debe hacerse cargo de las emisiones.

Actualmente, la UE produce el equivalente de cerca de 10 toneladas de CO2 por persona.

El contraargumento es que la producción de estos bienes beneficia también a los países donde se fabrican, generando empleos y fuentes de ingreso.

Más datos disponible

Hace algunos años, esta disputa tenía poco sentido en términos prácticos porque los académicos no contaban con estadísticas sobre las emisiones ligadas al consumo de bienes.

Davis reconoce que aún faltan piezas para armar el rompecabezas. Por ejemplo, dice Davis, no existe mucha información al respecto de Medio Oriente.

Sin embargo, aseguró Davis, este estudio se basa en la información disponible más reciente (de 2004) y divide al mundo en 130 unidades, muchas de las cuales son, en efecto, países.

Dieter Helm, profesor de Políticas Energéticas de la Universidad de Oxford, que ha realizado diversas investigaciones en esta áreab dijo:

"Lo que estos ejercicios demuestran que las cifras basadas en el lugar donde se generan las emisiones son muy engañosas y en particular dejan muy bien parada a Europa y EE.UU."

"Lo que los autores del estudio no vieron es que la aproximación de Kioto (que calcula las emisiones según donde se generan) contiene errores fundamentales", aseguró Helm.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.