Avance contra letal virus de Sudamérica

Arenavirus
Image caption Se conocen unos 22 tipos de arenavirus y se cree que cinco pueden infectar al humano.

Las llamadas fiebres hemorrágicas del Nuevo Mundo son un grupo de infecciones letales que están emergiendo en Sudamérica y para las cuales no existe una cura ni tratamientos efectivos.

Estas enfermedades, causadas por grupo de virus llamados arenavirus del Nuevo Mundo, afectan principalmente a regiones rurales de Bolivia, Venezuela, Argentina y Brasil.

La infección, que se transmite principalmente por el contacto con secreciones de roedores contagiados, es breve pero altamente mortal y hasta ahora no se ha logrado encontrar una forma efectiva de prevenirla o tratarla.

Ahora, sin embargo, investigadores en Estados Unidos descubrieron cómo los arenavirus se aferran a las células humanas para infectarlas.

El hallazgo, dicen los científicos en la revista Nature - Structural & Molecular Biology, podría conducir a nuevos tratamientos contra estas infecciones.

Poco conocidos

"Estos arenavirus no son muy conocidos, quizás sólo se han estudiado unos cinco (de un grupo de 22)" explicó a BBC Mundo el doctor Jonathan Abraham, de la Universidad de Harvard en Estados Unidos y principal autor del estudio financiado por el Instituto Médico Howard Hughes.

"Quizás el más conocido es el arenavirus de Junín, que afecta a Argentina, y que es el que está causando el mayor problema de salud en la región. Desde los 1960 se ha informado de unos 30.000 casos en ese país. Por eso se están haciendo esfuerzos para desarrollar tratamientos e incluso una vacuna", agrega.

Los síntomas de las fiebres hemorrágicas causadas por arenavirus, son similares a los que causa el Ébola e incluyen inflamación severa y hemorragias en la boca, nariz, ojos y otros orificios del cuerpo.

Además del de Junín en Argentina, se conocen el arenavirus de Machupo en Bolivia, Sabia en Brasil y Guanarito en Venezuela. Y en 2008 se dio a conocer el arenavirus de Chapare, que también se encuentra en Bolivia y que también afecta a seres humanos.

"Nos interesa específicamente investigar porqué de los cerca de 22 arenavirus que circulan en el Nuevo Mundo sólo cinco o seis infectan a los seres humanos" dice el científico.

Según el doctor Abraham, actualmente no existe un tratamiento realmente efectivo y las terapias que se usan con los pacientes contagiados pueden ser muy tóxicas y causar graves efectos secundarios, como anemia y fallo renal.

Hasta ahora, el principal problema con estos virus, dice el científico, es que son diferentes en cada región afectada y por lo tanto los tratamientos que se desarrollan para atacar a uno de ellos no sirven para otro.

La nueva investigación, sin embargo, podría conducir a un tratamiento "universal" para atacar a todos los arenavirus.

En 2007, el doctor Abraham logró identificar el receptor en la superficie de la célula humana que el arenavirus de Machupo utiliza para entrar e infectar a la célula, es una especie de "manija" con la cual el arenavirus puede invadir a las células en el organismo humano.

"Descubrimos es que la forma como el virus de Machupo se adhiere a la célula es similar a la forma como los otros arenavirus, Junín, Guanarito, Sabia y Chapare, se adhieren también" dice el investigador.

"Pero el problema que encontramos es se adhieren utilizando una proteína que está involucrada en el transporte de hierro a la célula".

"Dado que el hierro es vital para regular el funcionamiento celular, cualquier fármaco que se diseñara para atacar a este receptor podría causar problemas en los niveles de hierro".

"Ahora, sin embargo, descubrimos que los arenavirus parecen adherirse al receptor en un lugar distinto del sitio involucrado en la regulación del hierro".

Tratamiento universal

Image caption Los síntomas que causan los arenavirus son similares a los que provoca el virus de Ébola.

Este hallazgo, expresa el científico, ofrece un blanco muy atractivo de ataque para desarrollar un nuevo tratamiento.

"Podemos imaginar, por ejemplo, el desarrollo de un fármaco, como un anticuerpo, que se adhiera a este sitio del receptor sin interferir con el suministro de hierro pero capaz de bloquear la entrada del arenavirus y evitar así la infección".

"Y en lugar de tener que contar con cinco fármacos distintos que bloqueen a cinco virus distintos podríamos bloquear a todos los arenavirus con el mismo medicamento", agrega el investigador.

Aunque no se sabe cuánto tiempo tardará el desarrollo de este nuevo tratamiento universal pero el doctor Abraham cree que están cerca de poder producirlo.

"Contamos ya en el laboratorio con un anticuerpo que creemos tiene las propiedades necesarias para adherirse al sitio exacto donde se aferra el virus", expresa el investigador.

"Así que no estamos tan lejos. Estamos a nivel de laboratorio, pero hasta ahora los resultados son muy positivos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.