Continúa en descenso la población de tigres

Tigre
Image caption Actualmente hay más tigres en cautiverio que en estado salvaje.

Los gobiernos deben tomar medidas firmes para acabar con el comercio ilegal de tigres si se busca evitar su extinción, advirtió la Organización de Naciones Unidas.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), reunida en Doha, Qatar, informó que el número de tigres continúa cayendo.

Las organizaciones criminales juegan un rol cada vez más importante en el comercio ilegal de partes de tigre, aseguró la CITES, así como en el de osos, rinocerontes y elefantes.

Actualmente, Interpol está trabajando con la CITES para localizar a las redes y reducir el comercio ilegal.

El año pasado, el director del Banco Mundial, Robert Zoellick, dijo que el mercado negro global de esta clase de productos generaba un valor anual de US$10.000 millones, lo que convierte a la vida silvestre en el bien de consumo ilícito más valioso después de las drogas y las armas.

Medicina global

A pesar de los intentos por proteger al tigre, su población se ha reducido a cerca de la mitad en la última década. En estado salvaje quedan sólo unos 3.200.

Este deterioro puede notarse en todas las subespecies. Muchas poblaciones son pequeñas y están amenazadas por la deforestación y la caza.

"Si nos basamos en el número de tigres como un indicador de su situación, debemos admitir que hemos fracasado miserablemente y que seguimos fracasando", afirmó el secretario general de la CITES, Willem Wijnstekers.

"Si bien el tigre ha sido valorado a través de la historia y es un símbolo de gran importancia en muchas culturas y religiones, se encuentra ahora, literalmente, a punto de de extinguirse".

Según la CITES, las agencias de gobierno incluidas la policía y las autoridades aduaneras deberían incrementar sus esfuerzos para combatir el comercio ilegal.

Aunque China y otros países del este asiático son los principales consumidores de partes de tigre, éstas han llegado mucho más lejos.

A principio de mes, el Operativo Tram, un esfuerzo coordinado de Interpol y las autoridades de 18 países, incautaron medicinas que contenían productos de animales silvestres por un valor de cerca de US$10 millones.

Tigres, osos y rinocerontes fueron algunos de los animales utilizados en la fabricación de estas pociones.

Curas tradicionales

Los conservacionistas señalan que las granjas de tigres en China son también una amenaza para los animales salvajes.

Si bien China no permite oficialmente la venta de productos de estas granjas, en la práctica, varias investigaciones revelaron que allí se venden partes de tigre.

Image caption A pesar de que existe una prohibición, se pueden conseguir partes de tigre en varios países de Asia.

Según los activistas esto perpetúa el mercado en el que se venden estos productos, dándole incluso más valor a las medicinas fabricadas con partes de tigres salvajes, ya que éstas son percibidas como más potentes.

Poco antes de que comenzara la reunión de la CITES, la Federación Mundial de Sociedades de Medicina China (WFCMS, por sus siglas en inglés), solicitó a quienes practican la medicina tradicional que abandonen el uso de partes de tigre.

"Le pediremos a nuestros miembros que no utilicen partes de especies en peligro en la medicina china tradicional para reducir el malentendido y los prejuicios de la comunidad internacional", dijo el vicesecretario de la WFCMS, Huan Jianyin.

La resolución previa a la reunión de la CITES hace un llamado para que exista una mayor cooperación entre las agencias regionales para reducir el comercio ilegal de partes de tigre y para que las condiciones de la crianza de tigres sean "consistentes con la conservación de las poblaciones salvajes".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.