Vida marina en riesgo a causa del hierro

León marino
Image caption La toxina puede ser letal para los mamíferos marinos y también para las aves.

Fertilizar los océanos con hierro para que absorban dióxido de carbono podría hacer que aumenten las concentraciones de una sustancia química que puede matar a los mamíferos marinos, según un estudio.

El hierro estimula el crecimiento de las algas marinas que absorben CO2 del aire y hay quienes consideran que este método podría ser una solución al problema del cambio climático.

Ahora los investigadores demostraron que las algas aumentan la producción de un veneno que puede matar a los mamíferos y a las aves.

Esta idea, dicen los expertos que presentaron sus hallazgos en la publicación Proceedings of the National Academy of Sciences, "resulta preocupante".

Resultados mixtos

La toxina -ácido domoico- despertó el interés de los científicos por primera vez a fines de los '80, cuando se descubrió que causaba envenenamiento en mariscos.

Es producida por el alga del género Pseudonitzschia, y las concentraciones aumentan rápidamente cuando el alga crece.

Cuando está presente en el mar, se detiene la pesca de mariscos.

También se le atribuye al ácido domoico el incidente ocurrido en 1961, cuando una banda de aves marinas atacó la ciudad de Capitola, en California, Estados Unidos, un evento que algunos creen inspiró a Alfred Hitchcock para su película "Los pájaros", basada en la novela de Daphne du Maurier.

Más hierro, más ácido

En la última década, cerca de 10 proyectos investigaron la fertilización con hierro con distintos resultados.

Image caption Desde el aire se puede ver en azul claro dónde crecen las algas.

Sólo dos de ellos midieron la producción de ácido domoico, explicó William Cochlan, de la Universidad del Estado de San Francisco, un científico involucrado en un nuevo proyecto.

"Teníamos una serie de objetivos en este trabajo, pero uno de ellos era preguntarnos: '¿Es común encontrar especies de algas que producen ácido domoico? ¿Están produciendo ácido domoico? ¿Y el hierro estimulará su producción?'", dijo Cochlan.

Los estudios llevados a cabo en la estación oceánica de Papa, una plataforma de investigación en el noreste del Océano Pacífico, respondieron "sí" a estas tres preguntas.

El tipo de alga pseudonitzchia estaba presente, produciendo ácido domoico y los experimentos demostraron que la producción de este ácido aumentó durante la fertilización con hierro y cobre.

Asimismo, ante la presencia de estos minerales, el alga pseudonitzschia creció más rápido que las demás.

Los niveles de ácido domoico en aguas enriquecidas con hierro eran iguales a los que causaron envenenamiento en mamíferos en aguas costeras.

Fenómeno corriente

Alisa Hall, vicedirectora del Instituto de Investigación de Mamíferos Marinos de la Universidad de St. Andrews en Escocia, señaló que el envenenamiento por ácido domoico era algo corriente en algunas partes del mundo.

Image caption Los expertos dicen que es crucial analizar el efecto del hierro en la vida marina antes de continuar con los estudios.

"Desde 1998 hemos visto episodios de ataques y mortalidad masiva en leones marinos en la costa oeste de Estados Unidos", dijo Hall.

La toxina se acumula por ejemplo en los peces, aunque estos son inmunes.

"La hemos visto en focas, pelícanos, marsopas, depende de cuánto coman, pero si un león marino o un pelícano consume una buena cantidad de anchoas contaminadas, eso sería suficiente", le dijo Hall a la BBC.

Aún se desconoce el efecto del ácido domoico en otras especies, pero sería razonable pensar que podría afectar también a los mamíferos marinos como las ballenas.

Impacto

Lo que no está claro es si la fertilización con hierro se empleará o no para "solucionar" el problema del cambio climático.

La investigación más reciente -llevada a cabo el año pasado- concluyó que a pesar de depositar seis toneladas de hierro en el Océano Antártico fue muy poca la cantidad de CO2 que se retiró de la atmósfera.

En opinión de William Cochlan, el impacto que esto pueda tener en la vida marina es algo que los reguladores y los científicos deben tomar en cuenta antes de permitir que continúen investigaciones sobre el tema y antes de que la fertilización se ponga en práctica.

"Leímos información que decía que 'no hay evidencia de intoxicación en la vida marina'. Pero claro, si no se mide, por supuesto que no va a haber evidencia".

"Si el objetivo es utilizar este método para combatir el calentamiento global tenemos que entender las consecuencias para la vida marina", concluyó Cochlan.

.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.