Fármacos para la tensión ayudan contra el cáncer

Image caption El tratamiento actúa contra expansión y reproducción de nuevos cánceres.

Un grupo de medicamentos utilizados en la lucha contra la hipertensión -los conocidos como beta-bloqueantes- podría frenar la extensión del cáncer a otras partes del cuerpo, según se afirmó en la Conferencia Europa del Cáncer de Pecho.

Un estudio conjunto entre Gran Bretaña y Alemania demostró que los pacientes que tomaron beta-bloqueantes presentaban un menor riesgo de morir que aquellos que no lo hacían.

Los fármacos funcionarían bloqueando hormonas que permiten la extensión de las células cancerígenas.

Sin embargo, más estudios son necesarios antes de que se pueda empezar a utilizar estos fármacos de forma rutinaria.

De confirmarse estos resultados, el tratamiento podría tener aplicaciones no sólo en el cáncer de pecho sino en otro tipos de cáncer.

En el año 2008 se diagnosticaron 12,4 millones de nuevos casos de cáncer en el mundo.

Migración de las células cancerígenas

El cáncer de pecho es el cáncer más frecuente entre las mujeres de todo el mundo y cada año se diagnostica esta patología a un millón de mujeres. Su tratamiento tiene garantías de éxito mientras el cáncer está limitado a la zona del pecho.

Sin embargo, una vez que se extiende a otras partes del cuerpo -en un proceso conocido como metástasis- y comienza a crecer, las posibilidades de sobrevivir disminuyen drásticamente. Los procesos biológicos que dan lugar a la metástasis son todavía desconocidos.

La investigación presentada en el Congreso Europeo de Cáncer de Pecho, celebrado la pasada semana en Barcelona, se apoya en conclusiones de estudios anteriores que sugieren que la células cancerígenas adquieren su capacidad de reproducirse numéricamente y de extenderse debido a la presencia de hormonas relacionadas con el estrés.

Los beta-bloqueantes se unen en las células cancerígenas con los mismos receptores que utilizan las hormonas que permiten su expansión, de forma que permiten bloquear la capacidad de la célula para multiplicarse y extenderse.

Estudio a pequeña escala

El estudio realizado por el centro médico de Queens, en Nottingham, Reino Unido, y por la Universidad Witten en Alemania, tomó tres segmentos de pacientes distintos, en una muestra total de 466 personas.

En el primer grupo había pacientes con tensión alta o hipertensión y tomaban alguno de los fármacos conocidos como beta-bloqueantes. Los del segundo grupo tenían también tensión alta pero tomaban otro tipo de medicamentos. En el último grupo no tenía ningún problema relacionado con la presión arterial.

Los científicos realizaron la división de forma que se pudiera comprobar que el efecto se debía al uso de los medicamentos y descartar así la posibilidad de que la hipertensión fuera la causa de la mejoría del cáncer.

Las 43 personas que estaban tomando beta-bloqueantes experimentaron una reducción tanto del proceso de metástasis como en la aparición de nuevos cánceres en el pecho. En total, tenían un 71% menos de posibilidades de morir de cáncer comparado con otros grupos.

Más investigación

El doctor Des Powe, uno de los responsables del estudio, afirmó que "es razonable especular que las mujeres que no tienen problemas con la tensión también responderán de forma favorable a los medicamentos beta bloqueantes, aunque las dosis y su administración necesitan ser investigadas en ensayos clínicos".

Tanto él como otros especialistas en cáncer de pecho consultados señalaron que es necesario reproducir los resultados en muestras de pacientes mucho más amplias antes de cantar victoria.

"Estamos muy interesados por estos primeros resultados que muestran que utilizando un fármaco conocido, efectivo y de bajo costo podemos dar otro paso en la carrera hacia terapias especialmente dirigidas al tratamiento del cáncer de pecho", afirmó Powe.

"Nos encontramos en una fase inicial de esta investigación pero los resultados muestran que este tipo de medicamentos podría jugar un papel muy importante en reducción de la metástasis. Esto es un paso hacia delante y podría ayudar a aumentar la supervivencia en las personas afectadas por esta condición. Sin embargo, la muestra es todavía muy pequeña y se necesita más investigación", afirmó Meg McArthur, de la asociación Breakthrough Breast Cancer en el Reino Unido.

El tratamiento podría ayudar de dos maneras: frenando el crecimiento del tumor y para tratar a pacientes con un incremento en el riesgo de desarrollar segundos tumores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.