Cambio climático: científicos británicos no manipularon datos

Profesor Phil Jones, climatólogo
Image caption El comité investigador del Parlamento británico concluyó que la reputación del profesor Phil Jones estaba intacta.

Un comité del Parlamento británico que investigaba el escándalo de unos correos electrónicos sustraídos a climatólogos de la Universidad de East Anglia, concluyó que éstos no habían manipulado datos para dar más fuerza al argumento de que el calentamiento global es producto de la actividad del hombre.

En noviembre de 2009, más de mil correos electrónicos fueron sustraídos de la red de computadores de la Universidad de East Anglia, en el este de Inglaterra. En algunos de ellos, los científicos manifestaban, de manera informal, cierto interés por enfatizar ciertos aspectos del cambio climático o descartar otros.

La información, hecha pública, les dio motivos a los escépticos del cambio climático para argumentar que los científicos habían intervenido en la recolección de datos para exagerar la amenaza del calentamiento global.

Reinvindicados

Sin embargo, el Comité para la Ciencia y la Tecnología de la Cámara de los Comunes no encontró evidencia alguna de que el profesor Phil Jones, cuyos correos fueron robados y publicados en internet, hubiera manipulado información.

Image caption Los parlamentarios británicos pidieron más transparencia en la ciencia del cambio climático.

Su conclusión fue que gran parte de la información que los críticos decían que el Jones estaba escondiendo, se encontraba ya disponible de manera pública.

El Comité afirma que la reputación de Jones y la de la Unidad de Investigación del Clima permanece inalterada. El Comité sí criticó a las autoridades de la Universidad por no responder positivamente a las peticiones de información por parte de quienes son escépticos frente al cambio climático.

E insistió en que el profesor Jones había despertado comprensibles sospechas al bloquear las peticiones de información.

Una ciencia transparente

El informe del Comité afirma textualmente: "Cuando el precio por pagar es tan alto, el conocimiento en el que basa este tipo de decisiones debe ser verdadero".

Y, más adelante, el informe insiste en que la ciencia debe mostrarse transparente: "Consideramos que los climatólogos deben dar los pasos necesarios para hacer disponible toda la información que respalda su labor, incluyendo datos sin procesar (...) y la metodología completa, incluyendo los códigos de computador".

Según Roger Harrabin, analista del medio ambiente de la BBC, el informe presenta un pronunciamiento clave: "No encontramos motivo alguno, en este desafortunado episodio, para criticar el consenso científico respecto a que el calentamiento global existe y es inducido por la actividad humana".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.