Australia: premier furioso por incidente con barco chino en la Gran Barrera

Barco chino Gran Barrerra
Image caption Se investigará por qué el barco Shen Neng 1 se encontraba en zona restringida.

El primer ministro de Australia, Kevin Rudd, afirmó estar furioso ante el encallamiento de un petrolero chino en la Gran Barrera de Coral.

El Shen Neng 1, que lleva a bordo 950 toneladas de crudo, quedó varado a 70 kilómetros de la costa de la isla Great Keppel al chocar con un arrecife.

Durante el accidente, uno de los tanques del buque con 150 toneladas de crudo pesado fue perforado, por lo que ya podrían haberse vertido al mar cerca de dos toneladas de su carga, según las estimaciones de los aviones que sobrevolaron la zona.

Rudd declaro que era "vergonzoso" que el barco se alejase de su trayecto entrando en la reserva marina y vertiendo petróleo en el agua.

Fuentes oficiales han declarado que el barco se encuentra dañado pero que la amenaza de vertidos de crudo se ha contenido en su mayor parte.

Precioso recurso

El primer ministro australiano declaró que la situación continuaba siendo muy seria y prometió que los responsables responderían por las consecuencias de este accidente.

Rudd manifestó que no hay "ningún otro recurso natural que sea más preciado para Australia que la Gran Barrera de Coral" y que, por lo tanto, tomaba cualquier amenaza a la reserva marina, como "fundamentalmente seria".

"Resulta increíble que cualquier embarcación pueda perder el rumbo durante 12 kilómetros y encontrarse en la Gran Barrera", dijo al sobrevolar la zona en helicóptero.

"La prioridad es tratar de solucionar la situación ahora, pero el siguiente paso es pedir que los responsables rindan cuentas", concluyó.

Atajo ilegal

Aunque existen temores de que el barco continúe vertiendo crudo, fuentes oficiales declararon que algunas manchas de petróleo ya se habían atajado a través de la utilización de dispersantes químicos y que se desplegarán otros mecanismos para proteger la zona en caso de más vertidos.

Nick Bryant, corresponsal de la BBC en Sidney, informa de que se va a realizar una investigación para averiguar cómo el barco terminó cerca de la reserva natural.

En su blog, apunta que uno de los diarios de Sidney especuló acerca de la posibilidad de que el barco hubiera podido tomar un atajo ilegal conocido como "a Reef rat run" (traducido literalmente como carrera de rata por el arrecife) porque supone un ahorro considerable de tiempo y dinero para llegar a China antes.

Un responsable de la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana declaró a la agencia AFP que "la ruta que el barco estaba siguiendo era correcta".

Sin embargo, "algo obviamente fue mal y acabaron en una área restringida".

Patrick Quirk de la Seguridad Marina de Queensland afirma que ha recibido en el pasado informes de los pescadores de la zona, denunciando que muchos barcos toman rutas más cortas.

Posible multa

Aunque declara que "lo único que digo es que muchos barcos no siguen las mejores recomendaciones en la zona y no siempre sabemos de estos casos".

El dueño de la embarcación podría recibir una multa de un millón de dólares australianos (US$920.000).

La Gran Barrera de Coral es uno de los sistemas de arrecifes más grandes del mundo y se extiende en más de 2.500 kilómetros.

Está considerada como el organismo vivo más grande de la Tierra y muchos creen que el cambio climático está amenazando su existencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.