Millones de tortugas mueren por la pesca

Tortugas atrapadas en redes de pesca
Image caption Al quedar atrapadas en las redes, las tortugas no pueden subir a la superficie para respirar.

Millones de tortugas marinas murieron en las dos últimas décadas atrapadas en redes de pesca, según un informe.

El estudio -considerado la primera evaluación global que toma en cuenta toda la información disponible- halló un índice elevado de muertes por consecuencia de la captura accidental en el Mediterráneo y en el este del Océano Pacífico.

Seis de las siete variedades de tortugas se encuentran en la Lista Roja de Especies Amenazadas.

Los autores del informe hicieron un llamado para que se utilicen equipos de pesca más seguros para las tortugas.

Sugieren, por ejemplo, el uso de anzuelos circulares en vez de los convencionales en forma de gancho y colocar en las redes trampas que les permitan a los reptiles escapar de los sistemas de pesca de arrastre.

Las tortugas deben subir a la superficie para respirar. Cuando quedan atrapadas en una red o en un anzuelo no pueden subir y por eso se ahogan.

Bryan Wallace, principal responsable del estudio, afirmó que la situación de las tortugas es un indicador del estado de salud de los océanos.

"Las tortugas marinas son especies centinelas que nos indican cómo están funcionando los océanos", dijo Wallace.

"El impacto de la actividad humana sobre las tortugas nos da una idea de cómo estas actividades están afectando los océanos, de los que miles de millones de personas dependen para su bienestar", añadió.

El experto forma parte de la división marina de Conservación Internacional de la Universidad de Duke, en Estados Unidos.

No miles, millones

La información utilizada en el estudio proviene de los registros de las capturas accidentales de distintas regiones del mundo.

Image caption Un cálculo conservador estima que han muerto 85.000 en los últimos 20 años.

Entre 1990 y 2008 se atraparon involuntariamente unas 85.000 tortugas. Sin embargo, estos registros son un porción ínfima del total de las flotas pesqueras.

"Como los informes que analizamos representan menos de un 1% de todas las flotas, y contamos con muy poca información sobre las pequeñas empresas pesqueras, estimamos que la cifra total de tortugas muertas como resultado de la captura accidental no está en los miles sino en los millones", explicó Wallace.

El informe identificó tres clases de métodos: pesca con palangre, con redes y la pesca de arrastre.

Resistencia

Image caption Si se cambian los métodos de pesca, dice el estudio, se podrán salvar muchas tortugas.

Modificar las herramientas de pesca puede tener un impacto dramático en la cantidad de especímenes capturados de forma accidental.

Las redes para pescar langostinos con dispositivos para excluir a las tortugas (TEDs, por sus siglas en inglés) atrapan muchos menos de estos reptiles.

Estas redes tienen una suerte de reja que evita que un animal grande ingrese en la parte trasera de la red y un agujero por encima de la reja que permite que los animales que entraron por error, como las tortugas, puedan escapar.

Los anzuelos circulares reducen la captura accidental de pájaros como los albatros.

El problema es que muchas empresas pesqueras se resisten a adoptar estos métodos porque sostienen que reduce la pesca.

Por otra parte, en algunos países en vías de desarrollo estos métodos no están disponibles.

Más peligros

Otros elementos también ponen en riesgo la vida de las tortugas.

La basura en el océano -como las bolsas plásticas- puede hacer que se ahoguen, mientras que el desarrollo en las regiones costeras puede afectar la formación de nidos y la reproducción.

Algunas tortugas también son buscadas por su carne y por sus caparazones, que se usan para la fabricación de adornos.

Se estima que el número de tortugas laúd (Dermochelys coriacea) -la especie más grande, que crece hasta alcanzar dos metros de largo y es capaz de hacer el viaje entre dos océanos- cayó en más del 75% entre 1982 y 1996.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.