Los aviones sin piloto de la NASA levantan vuelo

Vehículo aéreo no tripulado Global Hawk, NASA
Image caption El Global Hawk puede alcanzar alturas de 18 kilómetros y estar en el aire por más de 30 horas continuadas.

Un vehículo aéreo no tripulado, operado por la NASA, levantó vuelo con éxito. Se inicia así una misión sobre el Océano Pacífico que podría marcar una nueva etapa en la investigación medioambiental.

El Global Hawk es un avión robot diseñado para permanecer en el aire a grandes altitudes durante un largo tiempo.

El dispositivo será utilizado por la agencia espacial para llevar a cabo investigaciones medioambientales.

"Sabemos que éste es el avión que nos permitirá realizar cosas con las que ahora mismo sólo somos capaces de soñar", explica el doctor Paul Newman, el científico a cargo del proyecto y físico atmosférico.

El aparato se encuentra en la actualidad en el centro de investigación que la NASA tiene en Dryden, en el desierto de Mojave, en el sur de California.

El vuelo, que es automático y está controlado desde tierra, puede llegar a alturas de 18.000 metros, más o menos el doble de lo que puede alcanzar un avión comercial.

30 horas y 20.000 kilómetros

Además puede permanecer en el aire 30 horas seguidas y viajar a lo largo de media circunferencia de la Tierra, hasta 20.000 kilómetros, sin necesidad de repostar.

El aparato tiene muchas ventajas, según explica el doctor Ken Jucks, jefe del proyecto del programa de investigación para la capa alta de la atmósfera.

"Podemos observar algo durante un largo tiempo, que es una característica única de un aeroplano utilizado para observar la Tierra", dice.

Así, será utilizado para medir y realizar pruebas referentes a los gases de efecto invernadero, sustancias para la reducción del ozono y otros componentes del aire en la alta tropósfera y en la baja estratósfera.

"Nosotros no podemos volar desde California a la Antártica, pero el Global Hawk sí que puede hacerlo", explica Newman.

"Abre un nuevo mundo de posibilidades. Se podrá volar en medio de los huracanes y girar alrededor de esos huracanes durante horas. Hasta ahora sólo disponíamos de aviones que podían volar hasta allí, sondear y reiniciar enseguida la vuelta a casa", continúa.

El avión fue originalmente diseñado por el gobierno de los Estados Unidos para vigilancia y reconocimiento de operaciones y ha sido utilizado en zonas de guerra como Afganistán.

Operaciones muy arriesgadas

Se utilizaba únicamente para situaciones en las que resultaba muy arriesgado enviar vuelos con pilotos.

La NASA le compró tres de los aviones al ejército estadounidense y los readecuó con equipamiento científico.

Los vuelos están bajo el estricto control de la Administración Federal de Vuelos estadounidense.

Las misiones hasta el momento se han centrado en el área del Océano Pacífico.

Pero, en las próximas semanas, la NASA los utilizará para recoger más datos sobre el cambio climático y las pautas de la meteorología, incluido el estudio de los huracanes.

La agencia espacial estadounidense también trabaja en el desarrollo de una estación móvil de control en tierra, que hará posible en el futuro el despliegue y las misiones a lo largo y ancho del mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.