Los peces feos tienen mejor esperma

Peces guppy
Image caption Los <i>guppy</i> son frecuentemente estudiados por su alta promiscuidad y reproducción.

En un estudio llevado a cabo con peces guppy, científicos en Australia encontraron evidencia de que los machos menos atractivos tienen una mejor calidad de esperma.

La investigación muestra que los ejemplares más llamativos y de colores exuberantes "invierten" biológicamente en su apariencia sacrificando su fertilidad.

Asegún afirman los investigadores en la revista Proceedings of the Royal Society B (Actas de la Sociedad Real B), esto sugiere que existe una compensación entre las distintas características que ayudan a un macho a reproducirse.

La poliandria -cuando una hembra se aparea con múltiples machos- conduce a que el éxito reproductivo de un macho dependa tanto de su habilidad para conseguir una pareja sexual como de la capacidad de su esperma para competir de forma efectiva para lograr una fertilización.

Los científicos del Centro de Biología Evolutiva de la Universidad de Australia Occidental decidieron estudiar cómo se compensan estas dos características en los machos del pez guppy (Poecilia reticulata), también llamado pez millón y conocido por su alta tasa de promiscuidad y reproducción.

Tácticas de apareamiento

La teoría reproductiva establece que un mayor gasto de energía dedicado a la eyaculación tiene un impacto negativo en las características físicas del pez..

Image caption Los más feos mostraron una mejor calidad de esperma.

Para aparearse, explican los científicos, los peces guppy machos suelen llevar a cabo comportamientos que van desde un cortejo, una especie de "danza ritual", hasta un apareamiento "furtivo" o no consensual.

Cuando compararon las variaciones genéticas de los ejemplares con las conductas que tenían, encontraron diferencias entre quienes preferían una forma u otra de actuar.

Descubrieron que los machos que preferían llevar a cabo el apareamiento furtivo eran menos llamativos y estaban menos ornamentados que los que realizaban cortejos para aparearse.

Sin embargo, los ejemplares menos atractivos tenían mejor calidad de esperma, con el nado más rápido de espermatozoides.

Según el profesor Jonathan Evans, quien dirigió la investigación, estos hallazgos apoyan la "teoría de la competición de esperma", en la cual las hembras se aparean con varios machos, y la calidad del esperma y la velocidad de sus espermatozoides determinarán cuál será el padre de sus crías.

"Estos patrones de variaciones genéticas apoyan la teoría de la competición del esperma, porque revelan que existe una compensación entre la atracción sexual y el desgaste eyaculatorio", dice el investigador.

Es decir que "la ventaja reproductiva que gozan los machos más atractivos potencialmente podría quedar contrarrestada por la pobre ejecución de su eyaculación durante la competición del esperma", agrega.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.