Cohete Falcon 9 SpaceX, listo para lanzamiento

Simulación de la etapa de separación del cohete
Image caption Existen dudas sobre si el cohete alcanzará la etapa de separación de la cápsula que lleva a bordo.

Un cohete que algún día podría llevar a astronautas a la estación espacial despegará este viernes a partir de las 11:00 hora local (15:00 GMT) desde Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos.

El Falcon 9 fue desarrollado por la empresa SpaceX de California, subsidiada en parte por la agencia espacial de Estados Unidos (NASA).

El cohete, de 47 metros de altura, intentará poner en órbita una maqueta de la cápsula espacial Dragon, de 3,6 metros de ancho, una versión pequeña de la real.

En el futuro, el cohete enviaría suministros a la Estación Internacional Espacial (ISS, por sus siglas en inglés).

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, inspeccionó el cohete en abril durante una visita.

Obama pretende que empresas privadas envíen astronautas a la estación espacial cuando los transbordadores espaciales sean retirados y muchos expertos creen que el Falcon está muy bien situado para captar este negocio.

Dudas

Antes de que se le permita transportar humanos, el cohete tiene que demostrar que es capaz de lanzar una nave robótica espacial.

El lanzamiento de este viernes debería enviar el cohete Falcon en dirección noreste desde Cabo Cañaveral. El objetivo es que la maqueta de la cápsula alcance los 250 kilómetros de altura en unos 10 minutos.

Los vuelos inaugurales de los cohetes históricamente han estado plagados de problemas.

Alrededor de dos tercios de los cohetes introducidos en los últimos 20 años fracasaron en su primer intento.

"Un éxito del 100% sería que alcanzara su órbita", afirmó a los periodistas Elon Musk, director general de SpaceX.

"Pero aún así, considerando que es un lanzamiento experimental, sería un buen día si sólo la primera fase funciona correctamente, y sería un día genial si ambas fases van bien", añadió.

Misiones tripuladas

Elon Musk creó SpaceX en 2002 y ya lanzó con éxito un cohete mucho menor llamado Falcon 1.

Para hacerlo más económico, el Falcon 9 usa muchos componentes y sistemas usados anteriormente, incluyendo sus motores Merlin.

SpaceX consiguió un contrato de US$1.600 millones de la NASA en 2008 para 12 misiones Falcon/Dragon a la estación espacial.

La empresa asegura que ha diseñado el Dragon de tal manera que pueda convertirse de manera relativamente sencilla en una nave tripulada si la NASA así lo quisiera.

Musk dijo que espera transportar astronautas tres años después de que SpaceX firme un contrato con la agencia espacial gubernamental.

Su vicepresidente encargado de seguridad de los astronautas es Ken Bowersox, un ex comandante de la ISS.

"Debo de confesar que mientras estaba manejando esta mañana y miraba la maqueta de la cápsula sobre el Falcon 9, pensé lo que sería volar allá arriba y poder lanzar a gente al espacio y me empezó a salir piel de gallina", afirmó.

SpaceX no es la única empresa con sueños espaciales, también están Boeing y Lockheed Martin. En vista de la competencia, SpaceX espera poder hacerse con una parte del pastel del mercado de lanzamiento de satélites.

Sus precios para poner grandes aparatos espaciales de telecomunicaciones en órbita geoestacionaria son mucho menores que el de los líderes del mercado, como la europea Ariane 5 y los vehículos Proton rusos.

Sin embargo, Rachel Villain, analista espacial de Euroconsult, afirma que hay que mantenerse cautos ante las promesas de la empresa.

"Esto no es nuevo en la industria", señaló Villain. "Yo, como muchos en el sector, estamos viendo si SpaceX puede sustentar esos precios".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.