Cáncer: la era de terapias personalizadas

El Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido comenzará en los próximos meses un programa piloto que ofrecerá a los pacientes con cáncer, pruebas genéticas de tumores individuales.

Image caption La prueba detecta las mutaciones genéticas de cada tumor.

El objetivo del proyecto -en el que se espera analizar los tumores de unos 6.000 pacientes al año- es ofrecer al enfermo un tratamiento personalizado y así, atacar la enfermedad en la forma más efectiva.

El programa será llevado a cabo conjuntamente con la organización Cancer Research UK y empresas farmacéuticas.

En caso de tener éxito, las pruebas podrían estar ampliamente disponibles en los próximos cinco años.

Medicina personalizada

El proyecto está basado en la llamada medicina estratificada -o personalizada-, en la que los médicos tratan a cada uno de sus pacientes basándose en la naturaleza genética de la enfermedad.

Debido a que las células cancerosas tienen defectos genéticos reconocibles, esta forma de tratamiento es particularmente importante.

Una vez que se lleva a cabo la prueba genética, los científicos clasifican el tumor del paciente de acuerdo a los defectos genéticos que posee.

Con esa información, se ofrece al paciente un tratamiento farmacológico basado en la formación genética de su enfermedad.

"Se analizarán los tumores con pruebas genéticas y los pacientes recibirán tratamientos basados en la evidencia de lo que funciona y lo que no funciona para ese tumor específico", expresó el doctor James Peach, director de medicina estratificada de Cancer Research UK.

"Los beneficios para los pacientes son muy claros: ofrecer mejores tratamientos y evitar los efectos secundarios innecesarios. Pero esto también nos permitirá dirigir la investigación hacia los fármacos estratificados porque podremos registrar la efectividad de ciertos tratamientos en cada tipo de tumor", añadió el científico.

Actualmente, en la mayoría de los casos, el cáncer se diagnostica mirando al tumor, escaneándolo, tomando muestras que serán analizadas bajo el microscopio y finalmente enviando las biopsia al laboratorio para que sea sometido a análisis químicos.

Con esta información, el médico puede tener una buena idea del tamaño del tumor, su posición, el tipo de células individuales y los compuestos que las rodean.

Basándose en estos datos, se decide cuál es la mejor forma de tratar al paciente.

Sin embargo, ahora, tal como lo señaló el doctor Peach, "las pruebas genéticas se han vuelto mucho más baratas (en el NHS una prueba de una sola mutación cuesta unos US$200) y los médicos podrán pronto agregar a esa información el análisis genético".

"Esto potencialmente cambiará las reglas del juego" agregó.

Las autoridades sanitarias del Reino Unido creen que con este enfoque los servicios de salud podrán ahorrar dinero porque se reducirán los costosos tratamientos que muchas veces se ofrecen a un paciente, sin saber si serán efectivos.

Ataque específico

Image caption El médico elegirá un tratamiento basado en la información genética del tumor.

El dotor Harpal Kumar, presidente ejecutivo de Cancer Research UK, dijo que la ciencia ha avanzado mucho en el descubrimiento de marcadores genéticos y fármacos, por lo tanto esas pruebas "lograrán una verdadera diferencia".

Un ejemplo es el medicamento Herceptin, que se ofrece a las pacientes con cáncer de mama y que fue desarrollado en años recientes para atacar específicamente a una mutación genética.

Según el doctor James Peach, si el programa -que será llevado a cabo inicialmente en seis centros hospitalarios del país- resulta exitoso, se espera ofrecerlo a todos los pacientes con cáncer.

En Estados Unidos ya se llevan a cabo iniciativas similares que determinan cuáles son las mutaciones que se deben analizar en qué tipos de cáncer. Pero las pruebas se ofrecen a discreción de los seguros médicos privados.

El profesor Mike Stratton, director del Proyecto del Genoma de Cáncer del Instituto británico Wellcome Trust Sanger, afirmó que "los descubrimientos de nuevos genes de cáncer, de nuevos blancos farmacéuticos y de nuevas formas para predecir si un paciente responderá a una terapia particular se están acelerando".

"Pero un gran desafío es cómo obtener los beneficios de estos avances para los pacientes en los sistemas nacionales de salud".

"Esta iniciativa formará la base para lograr ese objetivo", agregó el científico.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.