Última actualización: jueves, 1 de julio de 2010 - 11:33 GMT

Microsoft "apaga" el Kin, su "teléfono social"

Microsoft Kin

Así lucía el teléfono en su lanzamiento en abril.

Microsoft decidió cancelar el lanzamiento internacional de su teléfono "social" Kin, a menos de tres meses de que lo diera a conocer con mucho entusiasmo en Estados Unidos.

Se rumora que sólo se han vendido 500 aparatos desde que se pusieron a la venta en mayo en suelo estadounidense.

Además, la decisión de la empresa se conoce después de que hace algunas semanas Robbie Bach, director de telefonía celular de Microsoft, anunciara su salida de la compañía.

Oficialmente, Microsoft dijo que se iba a enfocar "exclusivamente" en la última versión de su programa para celulares, Windows Phone 7.

El desafío de Kin es que era relativamente caro, con un precio similar al de un teléfono inteligente, cuando se suponía que su mercado eran los consumidores jóvenes, que prefieren pagar menos por un teléfono

Ian Fogg, analista de Forrester Research

En un comunicado aseguró: "Vamos a integrar al equipo de Kin con el de Windows Phone 7, incorporando las valiosas ideas y tecnologías de Kin en los futuros lanzamientos de los teléfonos Windows y más allá".

La empresa seguirá vendiendo los teléfonos Kin que ya fueron fabricados, en Estados Unidos.

El teléfono era el primer intento de Microsoft de fabricar no sólo el software de un celular, sino también el dispositivo.

Teléfono social

El teléfono estaba destinado a usuarios jóvenes y centrado en las redes sociales.

clic Lea también: El futuro es social y móvil

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Ian Fogg, analista de Forrester Research, le dijo a la BBC que el modelo de redes sociales "era un concepto fuerte".

Pero aseguró que la empresa pudo haberse equivocado en el precio para los consumidores a los que quería llegar: "El desafío de Kin es que era relativamente caro, con un precio similar al de un teléfono inteligente, cuando se suponía que su mercado eran los consumidores jóvenes, que prefieren pagar menos por un teléfono".

El aparato tampoco permitía la instalación de las famosas apps (los programas fabricados por terceros que permiten acceso a internet, redes sociales o videojuegos), característica principal de los teléfonos de última generación.

Fogg también dijo que con Kin, Microsoft se enfrentaba al riesgo de no concentrar sus esfuerzos en su sistema operativo Windows Phone 7.

clic clic

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.