Alterar teléfonos como el iPhone es legal en EE.UU.

El férreo control que Apple ejerce sobre sus productos sufrió un tropezón. La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos -que cuenta con el poder para definir excepciones a la ley de derechos de autor del país- dictaminó que es legítimo saltarse las barreras de los teléfonos celulares con el fin de instalar programas que han sido obtenidos legalmente.

Image caption Apple impide que los usuarios instalen aplicaciones no autorizadas en el teléfono.

La decisión responde a un pedido de la Electronic Frontier Foundation, una organización no gubernamental que defiende derechos digitales, que había solicitado que se permitiera a los usuarios romper las barreras del iPhone a fin de instalar programas no aprobados por Apple o alterar la configuración del teléfono, un proceso conocido como jailbreak.

En la actualidad, usuarios del iPhone recurren a dicho sistema para instalar programas de su preferencia, transferir archivos de su computadora al teléfono sin necesidad de cables o para compartir la conexión a internet del dispositivo con otros aparatos.

Hasta ahora Apple ha argumentado que el jailbreak daña sus derechos de autor y arruina la experiencia de los usuarios en el teléfono. La empresa también ha advertido que hacerlo "podría" invalidar la garantía del dispositivo.

El dictamen de la Biblioteca del Congreso podría representar un punto de quiebre para el teléfono inteligente. Es posible que aparezcan cada vez más aplicaciones no autorizadas para instalarse en el teléfono, y también podría ocurrir que más personas en EE.UU. deciden saltarse las barreras del aparato.

La decisión -que responde a una solicitud sobre el iPhone- se aplica a cualquier otro teléfono que imponga restricciones en la manera en la que los usuarios pueden instalar aplicaciones en él.

Amazon también

Image caption La Biblioteca también permite que se modifiquen libros electrónicos que no ofrezcan lectura automática de audio.

Otra de las excepciones aplicadas por la Biblioteca del Congreso se refiere a la lectura automática de textos (text to speech) en lectores de libros electrónicos como el Kindle, de Amazon.

De acuerdo con el dictamen, "sólo en aquellos casos" en los que un texto digital no tenga disponible la opción de lectura en audio, el usuario puede modificar el archivo para que el lector le "lea" el libro.

Hasta ahora el text to speech está disponible en algunos de los textos electrónicos que vende Amazon, pero en otros no, debido a que algunas editoriales no ven el formato con buenos ojos.

Los usuarios del Kindle en EE.UU. ahora podrán modificar los archivos que no incluyan la herramienta a fin de contar con ella.

También se dictaminó que se puede sobrescribir la protección de los DVD a fin de extraer un corto, siempre y cuando su uso sea para realizar videos "educativos", "elaborar documentales" o producir "videos no comerciales".

La decisión de la Biblioteca se dio después de recibir 19 solicitudes de excepción y de escuchar a 37 testigos. Se trata de un dictamen que se emite cada tres años.

"El propósito del procedimiento es determinar si la tecnología actual que controla el acceso a material protegido por derechos de autor, está disminuyendo la capacidad de los individuos de utilizar material legal en formas que no infrinjan la ley", aseguró el bibliotecario James H. Billington en un comunicado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.