Las chinches no dejan vivir a Nueva York

Chinche
Image caption Tres tiendas cerraron temporalmente por una plaga de chinches en Nueva York.

Desde hace varios veranos, las chinches afectan a Nueva York. Esta vez, los insectos no se detuvieron ni ante las tiendas de prestigio.

La noticia de que tres tiendas de moda tuvieron que cerrar temporalmente por una plaga de chinches, encendió la alarma entre residentes y autoridades.

La tienda para jóvenes Hollister en el Soho, la de ropa casual Abercrombie & Fitch en South Street Seaport y la reconocida tienda de lencería Victoria's Secret se vieron obligadas a fumigar durante el fin de semana y reabrir apenas este lunes.

En tanto, también las oficinas de Time Warner en Central Park reportaron haber descubierto chinches en un área pequeña de sus instalaciones.

La vocera de Abercrombie & Fitch, Iska Hain, dijo en comunicado de prensa que la compañía ya había solicitado la ayuda de la oficina del alcalde para saber "cómo iban a lidiar los negocios de Manhattan con este problema".

Según los expertos en plagas, las chinches se pueden transportar mediante la ropa de las tiendas a las casas y viceversa.

Y es que, a pesar de los esfuerzos hechos por el gobierno de la ciudad por combatir la plaga en espacios residenciales, estos incidentes se repiten (e incrementan) año con año. Ésta vez, además, el problema llegó a espacios comerciales.

Una plaga que crece

Según el Departamento de Preservación y Desarrollo de Viviendas de Nueva York (HPD por sus siglas en inglés) se registraron 4.811 llamadas residenciales en 2009, comparadas con 82 de 2003-2004.

En la primera mitad de 2010, se han registrado 1.976.

Sin embargo, estas estadísticas no son totales. Muchas de las llamadas se hacen directamente al número 311, que no atiende llamadas de emergencia.

Aunque los propietarios de departamentos en renta están obligados a mostrar una notificación por escrito sobre la última fumigación contra los chinches, ni los habitantes ni los dueños de locales comerciales tienen que reportar las plagas en sus propiedades.

Además, la fumigación corre a cuenta del dueño y no hay seguros que cubran el costo.

Otras medidas

Image caption Ciertas empresas de fumigación utilizan perros que olfatean la presencia de los insectos.

El problema de la chinches no afecta sólo a Nueva York. El año pasado, la Agencia Federal de Protección Ambiental ofreció una conferencia sobre chinches en Arlington, Virginia. Ahí se dijo que la plaga se había triplicado desde 2005.

Además, el ayuntamiento de Nueva York convocó el año pasado a un comité asesor para ocuparse de las chinches.

En su página de internet publicó un manual para eliminarlas que recomienda aspirar frecuentemente y limpiar profundamente almohadones, camas y cojines por lo menos una vez al mes.

Otras leyes prohíben además la venta de colchones usados.

Los pequeños insectos de color marrón rojizo viven comúnmente en la oscuridad, chupan sangre pero no son peligrosos, no vuelan y viven en promedio 10 meses.

A pesar de que casi desaparecieron tras la Segunda Guerra Mundial, con la prohibición del uso de DDT y el auge de vuelos internacionales las chinches volvieron al ataque.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.