Piel de rana para nuevos antibióticos

Rana
Image caption La idea de utilizar las sustancias de la piel de rana no es nueva pero resulta difícil desarrollar medicamentos para humanos.

La piel de rana podría ser una importante fuente para desarrollar nuevos antibióticos con los que matar a las "superbacterias" resistentes que se reproducen en los hospitales.

Un equipo de la Universidad de los Emiratos Árabes identificó más de 100 sustancias en unas 6.000 especies de rana que potencialmente podrían ser utilizados para matar estas bacterias.

Los investigadores, que presentaron su trabajo en un congreso de la Sociedad Química de Estados Unidos, están ahora tratando de manipular las sustancias para hacerlas menos tóxicas y, por tanto, más adecuadas para su administración a humanos.

Las bacterias resistentes a los medicamentos, como Staphylococcus aureus -más conocida por las siglas SARM- que se encuentra en hospitales, supone un problema serio en todo el mundo.

Sin embargo en la actualidad no hay tratamientos disponibles para todas estas bacterias que cada vez muestran mayor resistencia a los distintos antibióticos disponibles en el mercado.

Llamamiento global

Hace tan sólo unas semanas científicos británicos hicieron un llamamiento para que se preste más atención a la proliferación de este tipo de bacterias de forma global y se traten de encontrar nuevos medicamentos.

Lea también: Piden esfuerzo internacional contra superbacteria hospitalaria

Entre las sustancias encontradas por los investigadores se encuentra un componente identificado en una rara especie de rana americana que podría resultar prometedor para desarrollar un tratamiento prometedor para acabar con la SARM.

Otra de los componentes descubiertos ataca una infección resistente a medicamentos que se ha observado en soldados que vuelven de Irak.

La idea de utilizar sustancias químicas extraídas de piel de rana para matar a bacterias, virus u otros elementos causantes de enfermedades no es nueva.

Sin embargo no es un proceso fácil porque al utilizar estos componentes químicos en humanos o bien son destruidos en la circulación sanguínea o resultan tóxicos para las células.

Contenido relacionado