Perú: Cusco paralizado por protestas

Protesta en Espinar, Perú / Foto: Jaime Borda / Vicaria de Solidaridad de Sicuani.
Image caption Los manifestantes marcharon por las calles de Espinar.

Al culminar el primer día de una huelga de 48 horas en Cusco, la antigua capital imperial Inca, la ciudad continuaba paralizada, con los servicios de trenes a Machu Picchu, la mayor atracción turística del país, suspendidos.

Las protestas se realizan en contra de un proyecto de irrigación en otra parte del sur del país andino que, según los campesinos levantados, amenaza con dejarlos sin agua.

Durante el día, cientos de manifestantes que se habían solidarizado con la gente de Espinar, marcharon por las calles de la ciudad donde se habían suspendido las clases escolares y la actividad comercial había quedado reducida a un mínimo.

Las carreteras que comunican con el circuito turístico del Valle Sagrado continúan bloqueadas, mientras que los campesinos de Espinar se preparan para llegar a Cusco este miércoles.

Hablando con BBC Mundo, Ruth Luque, directora de la Vicaría de la Solidaridad de Sicuani, un órgano de la iglesia católica que ha estado tratando de mediar en el conflicto, señaló que los campesinos tomaron esta medida "debido a que no encontraron una respuesta positiva de parte del Estado".

Empezó en 2009

"El gobierno tiene que dar una muestra de diálogo; las acciones de la gente de Espinar son una muestra de desesperación porque ninguna instancia oficial les hace caso", declaró Luque por teléfono desde Cusco.

El espinoso tema se originó en 2009, cuando el gobierno intentó licitar el llamado Proyecto Majes-Siguas Etapa II, para irrigar unas 40.000 hectáreas en la región de Arequipa, contigua a Cusco, a través de la construcción de una hidroeléctrica.

Ya entonces los pobladores de esta provincia, señalaban que el proyecto los iba a dejar sin agua y denunciaron a las autoridades centrales por no haber realizado los estudios de impacto ambiental e hídrico adecuados.

Indignación

Image caption Los campesinos aseguran que el proyecto de irrigación amenaza con dejarlos sin agua.

En ese entonces iniciaron un paro indefinido, y tras una serie de enfrentamientos entre las fuerzas policiales y pobladores que dejó 20 heridos, el gobierno dio marcha atrás a sus planes.

Pero la situación nunca fue resuelta, hasta el 13 de septiembre de este año, cuando el gobierno declara ganador de la concesión a un consorcio de empresas de España y Perú.

"El haber otorgado esta concesión de manera sorpresiva", dijo Luque, "causó indignación entre la población", que empezó nuevamente sus protestas ese día y que ya causó un muerto y decenas de heridos.

Pero según Carlos Pagador, el jefe de la Autoridad Nacional del Agua, la situación no es como la pintan.

"Sí hay agua, falta infraestructura"

Al hablar con la BBC indicó que "existe agua suficiente para las necesidades de todos los valles". Y precisó que el gobierno está en condiciones de garantizar que así será.

"Si es verdad que va a haber agua para todos, ¿por qué no vinieron a decirnos?. ¿Por qué no nos dieron garantías de que eso va a ser así?", se preguntó Néstor Cuti, presidente del Comité de Lucha de Espinar.

"Nosotros pedimos la nulidad del proceso de licitación del proyecto", declaró Cuti a BBC Mundo, y pidió "que venga el primer ministro y se siente en la mesa con nosotros, que hable con el pueblo, y ahí podemos llegar a un acuerdo", afirmó.

Según Pagador, una parte del problema tiene que ver con que en la ciudad de Espinar la mala percepción del proyecto viene del hecho que su abastecimiento normal de agua es de unas dos horas por día.

"Aquí el problema es falta de infraestructura, no agua", señaló. Y añadió que el proyecto para que se construya la infraestructura que lleve agua a los pobladores ya está aprobado, "con lo que se superaría el problema", dijo.

Consecuencias

El problema de fondo, según la representante de la Vicaría de Sicuani, es que las autoridades hicieron caso omiso de las acciones legales iniciadas en Espinar.

"Los pobladores, ajustándose a la ley iniciaron un proceso judicial y consiguieron dos resoluciones contra ese proceso de licitación", dijo. Y "si el gobierno no respeta una resolución judicial, entonces el mensaje a la población es que tome las calles para que la escuchen", precisó.

El dirigente de Espinar, Néstor Cuti le dijo a BBC Mundo que las acciones van a continuar hasta conseguir lo que buscan. "Y si no, nos vamos a radicalizar", dijo.

Según datos oficiales, el proyecto Majes Siguas II creará cerca de medio millón de puestos de trabajo (directos e indirectos), y convertirá unas 40.000 hectáreas en zonas de cultivo para la agroexportación en la región de Arequipa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.