Francia limita venta de alcohol

Francia es un país orgulloso de su "cultura del vino", pero una propuesta para limitar el consumo de alcohol entre los jóvenes planteó un debate sobre cómo lograr ese objetivo sin traicionar viejas costumbres nacionales.

Image caption Muchos opinan que Francia tiene una tradición de beber vino con moderación.

La polémica inquietó a regiones productoras de vino como la famosa Burdeos y alcanzó a la Asamblea Nacional francesa, que esta semana votó a favor de prohibir la venta de alcohol a menores de edad.

Sin embargo, en la sesión del lunes los diputados rechazaron la idea de vedar las degustaciones y ferias de vinos, o la publicidad de alcohol en Internet, lo que algunos ven como un triunfo de la simpatía francesa por Baco.

A diferencia de otros países, hasta ahora en Francia los mayores de 16 años pueden comprar bebidas alcohólicas, y muchos comienzan a probar sus primeros vinos antes de esa edad, en la propia mesa de sus hogares.

Gobierno inquieto

La iniciativa francesa sobre el consumo de alcohol fue presentada por la ministra de Salud, Roselyne Bachelot, quien cree que hay un creciente problema entre los adolescentes locales, al igual que en otros lugares de Europa.

Image caption La ministra de Salud cree que hay un creciente problema con el consumo.

De acuerdo a datos divulgados por Bachelot, los ingresos de menores de 15 años en hospitales franceses por motivos relacionados con el consumo de alcohol aumentaron 50 por ciento entre 2004 y 2007.

La Asamblea Nacional también votó a favor de prohibir la venta de alcohol en estaciones de servicio durante la noche y de inhabilitar los "open bars", que ofrecen tragos sin límites a cambio de un precio fijo.

"Actitud permisiva"

Mientras algunos sostienen que el voto de los diputados marcó un justo balance entre libertad y prohibición, otros denuncian que existen incoherencias en el proyecto de ley, que pasó al Senado para su aprobación.

"Las prohibiciones de los 'open bars' o de la venta a menores son medidas fuertes, pero en Internet se liberalizó la publicidad", protestó Alain Rigaud, presidente de la Asociación Nacional francesa para la Prevención del Alcoholismo.

En diálogo con BBC Mundo, Rigaud aseguró que "los diputados franceses prefirieron apoyar los intereses económicos de los productores de vino y bebidas alcohólicas".

A su juicio, Francia "tuvo siempre una actitud permisiva" ante el vino, pero ahora "debe ser consciente de que entre nuestros vecinos europeos el endurecimiento de las reglas está a la orden del día".

Intereses

Francia es uno de los mayores productores y consumidores mundiales de vino, con un promedio de 53 litros bebidos al año por cada habitante, según el Ministerio de Agricultura.

Pero algunos señalan una diferencia entre tomar vino y otras bebidas más fuertes y destacan que en términos generales el consumo de alcohol ha caído desde hace décadas en Francia, que hoy ocupa el puesto 11 a nivel global.

Image caption La industria de vino francés ocupa unas 340 mil personas.

"Sabemos beber con moderación, es realmente una tradición de la sociedad francesa", aseguró Marie-Christine Tarby, presidenta de Vino & Sociedad, un grupo que defiende los intereses de los productores vinícolas.

Según Tarby, la Asamblea Nacional logró "un compromiso muy equilibrado" entre los intereses de los productores de bebidas alcohólicas y la protección de la salud de los jóvenes. "Es un gran alivio", comentó Tarby a BBC Mundo.

La industria de vino francés, que ocupa a unas 340 mil personas, ha sentido el impacto de la crisis económica, con una reducción de las exportaciones y de sus ventas a escala local.

En procura de ayudar al sector, el gobierno comenzó a promover recorridas por los viñedos del país, casi al mismo tiempo que la ministra de Salud pedía aumentar las limitaciones al consumo.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.