Arquitectos al rescate del Gran París

Balcón diseñado por Jean Nouvel
Image caption Las propuestas hacen de la ciudad un modelo urbanístico y ecológico.

¿Podrá la arquitectura cerrar la brecha cultural y económica que hay entre el glamoroso París y sus sombríos suburbios?

Esa pregunta sobrevuela la capital francesa en estos días, ante los planes encomendados por el presidente Nicolas Sarkozy a 10 de los arquitectos más destacados del mundo para rediseñar el Gran París.

Los proyectos, presentados al público este martes para abrir el debate, contienen una serie de llamativas propuestas que apuntan a hacer de la ciudad un modelo urbanístico y ecológico del futuro.

Pero por ahora, las ideas contrastan con la realidad cotidiana de seis millones de personas que habitan en la periferia de París, donde el desempleo puede llegar al doble de la media nacional, el transporte público es una pesadilla y la grisura domina el paisaje urbano.

A lo Haussmann

La idea de Sarkozy es utilizar la arquitectura para unir los suburbios con el famoso París intramuros, donde apenas viven dos millones de personas y los turistas llegan a un ritmo superior a cualquier otra ciudad.

Sería la mayor transformación de la capital francesa desde la realizada por el barón Haussmann en el siglo XIX y el año pasado Sarkozy pidió a una decena de arquitectos que piensen cómo hacerla en tres décadas.

Entre los elegidos figuran tres ganadores del premio Pritzker de arquitectura: el británico Richard Rogers (que diseñó el Centro Pompidou de París) y los franceses Jean Nouvel y Christian de Portzamparc.

De Portzamparc, uno de los profesionales más reconocidos en rediseño urbano, dijo a BBC Mundo que uno de los retos más difíciles del proyecto es integrar a los cinturones de pobreza de la periferia.

"Evolución"

Sin embargo, el experto aseguró que es posible lograr mediante la aqruitectura una mejora en las condiciones de vida de los barrios marginados del Gran París.

"Si hay una conexión fácil entre los barrios, lentamente hay una transformación, y al menos los barrios pobres no están tan lejos de los barrios de clase media, hay evolución, porque algunos de clase media van a comprar en los barrios pobres, porque es menos caro", comentó.

Image caption Sarkozy quiere utilizar la arquitectura para unir los suburbios.

"Pero cuando está bloqueado, hay una fijación de clases en el territorio", agregó. "Eso ocurre en muchas ciudades, como Río de Janeiro o San Pablo, que en un lado hay favelas o guetos, y en otro hay condominios".

El transporte público fue uno de los ejes de la propuesta presentada por de Portzamparc: su plan incluye un tren aéreo de alta velocidad que recorra el cinturón que hoy separa a París de sus suburbios.

Otras ideas

Los arquitectos seleccionados por Sarkozy imaginaron diferentes soluciones para integrar mejor a la capital francesa.

Rogers pensó en una red de tranvías que recorra toda la ciudad y los banlieues, como forma de acabar con las "barreras sicológicas" que actualmente los separan.

El francés Roland Castro también propuso un tranvía para abrir los guetos, y un parque central en La Courneuve, uno de los barrios multiétnicos de viviendas humildes, a una decena de kilómetros del centro parisino.

Además de complementar las redes de transporte con servicios rápidos, Nouvel planteó acabar con la actual separación de actividades específicas por distrito y equipar adecuadamente las zonas más sensibles.

"Exitos y fracasos"

Todas las propuestas fueron confeccionadas por equipos multidisciplinarios y por ahora el plan de Sarkozy no es escoger un ganador sino abrir el debate. De hecho, las críticas ya comenzaron a escucharse.

Image caption Sería la mayor transformación de la capital francesa desde el siglo XIX.

Jerome Monnet, profesor del Instituto Francés de Urbanismo, cuestionó que el presidente haya encargado la tarea a arquitectos en vez de dirigirse a urbanistas, expertos en planificación estratégica metropolitana.

"La arquitectura no puede reducir las desigualdades internas de una metrópoli del tamaño de París", afirmó en diálogo con BBC Mundo. "Hoy en día las ciudades son el resultado de los éxitos y fracasos del urbanismo".

Monnet también sostuvo que la idea de Sarkozy responde a "una revalidad entre la Presidencia de la República y la Alcaldía de París", que está gobernada por el opositor Partido Socialista. "Esto es problemático: se está usando un proyecto de urbanismo con fines políticos", advirtió.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.