Cárcel para fundadores de The Pirate Bay

Gottfrid Svartholm Warg y Peter Sunde
Image caption Los fundadores dicen que no pueden ni quieren pagar la multa.

Un tribunal en Suecia declaró culpables de violar la ley derechos de autor a cuatro fundadores del sitio en internet de uso compartido de archivos The Pirate Bay (TPB, por sus siglas en inglés).

The Pirate Bay es la página en internet de intercambio de archivos de mayor prominencia en el mundo.

Frederik Neij, Gottfrid Svartholm Warg, Carl Lundstrom y Peter Sunde, fueron condenados a un año de cárcel y deberán pagar más de US$3,5 millones en daños a varias compañías de entretenimiento como Warner Bros, Sony y EMI.

El caso ha girado en torno a si los fundadores del portal violaron la ley al ayudar a los internautas a intercambiar archivos de música o de videos, que fueron descargados ilegalmente sin pagar derechos de autor.

Participe: ¿Golpe a la piratería?

El portal ofrece un foro a aproximadamente 22 millones de usuarios para que compartan archivos de música, películas y juegos de computadoras que son descargados gratuitamente.

Google y YouTube

No obstante, los servidores de TPB no albergan material sujeto a derechos de autor.

La página utiliza el fichero "torrent" que ofrece vínculos a archivos de televisión, películas y música, que se encuentran en las computadoras de sus usuarios.

El fichero torrent es utilizado por los clientes del programa BitTorrent que utiliza vínculos para manejar la transferencia de archivos en internet entre aquellos que tienen una información determinada y los que necesitan parte de esa información.

BitTorrent es una aplicación legal usada por muchos sistemas de intercambio de archivos, debido a su velocidad y eficiencia de distribución.

Por ello, la defensa insistía en que sus clientes no habían hecho nada ilegal pues ofrecen un servicio que puede ser utilizado de una manera tanto legal como ilegal.

Según el corresponsal europeo de la BBC, Russell Padmore, el dictamen en Estocolmo representa un hito ya que el veredicto puede plantear interrogantes sobre si los motores de búsqueda como Google o YouTube pueden ser responsables de la descarga ilegal de contenidos por parte de sus usuarios.

Uno de los acusados en el caso, Peter Sunde, le dijo a la BBC que: "Nosotros no compartimos ningún tipo de archivos, sólo vinculamos material. No hay diferencia entre nosotros y Google".

¿Negligentes?

Antes de que se dictara la sentencia, el investigador en derecho y tecnología de la Universidad de Estocolmo, Daniel Westman, señaló que "el principal interrogante legal que debe responderse es si ellos fueron terriblemente negligentes al seguir ofreciendo el servicio una vez que se dieron cuenta de que estaba siendo utilizado para infringir la ley de derechos de autor".

Sunde aseguró en un mensaje difundido a través del sitio social en internet Twitter, que "no le pasará nada a TPB: esto es sólo teatro para los medios de comunicación".

Peter Sunde señaló que había recibido "la noticia de que perdimos ayer en la noche".

"Solían ser películas (las que tenían premieres) pero ahora incluso las decisiones judiciales se conocen antes de que se anuncien oficialmente", agregó.

El presidente de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), John Kennedy, le dijo a la BBC que el dictamen envía un claro mensaje.

"Ha habido una percepción de que la piratería es algo aceptado y de que la industria de la música sólo tenía que aceptarlo. Este veredicto cambia esta perspectiva", señaló.

Los acusados habían informado a principios de semana que de ser encontrados culpables, apelarían el resultado.

Lea: La Bahía de Piratas de fiesta

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.