Última actualización: viernes, 24 de abril de 2009 - 18:08 GMT

Conversaciones en un baño público

Hamman de Nur al-Din Fotos: Manuel Toledo, BBC Mundo

El hamman de Nur al-Din fue construido en 1155 y restaurado en el siglo XX.

Desde hace varias semanas nuestro colega Manuel Toledo se encuentra recorriendo el Medio Oriente.

En BBC Mundo lo invitamos a conocer un poco más de esta parte del planeta a través de sus pasos, en un periplo que comenzó en Egipto y terminará en Turquía.

Siga con nosotros estas crónicas desde el Medio Oriente, un viaje en el que usted también podrá participar.

A la derecha encontrará las anotaciones anteriores.

Quinta entrega: En un hamman del siglo XII

En Damasco, en el centro de uno de los bazares más fabulosos del Medio Oriente, hay un antiguo baño público o hamman.

Hamman

Este hamman es sólo para hombres. En otros se permite la entrada de mujeres en horarios especiales.

El hamman de Nur al-Din, nombrado así en honor a un sultán que gobernó gran parte de Siria en los tiempos de la segunda cruzada, fue construido en 1155.

Durante más de 700 años, el local sirvió para el aseo personal y el esparcimiento de los hombres damascenos y sus visitantes.

Sin embargo, a principios del siglo XX entró en desuso y fue sólo a finales de los años 70 que comenzó a recobrar su esplendor, cuando el Departamento de Antigüedades del Ministerio de Cultura y el Museo Nacional de Damasco se encargaron de su restauración.

Hoy es una de las joyas de esta ciudad que, según se cree, es la más antigua del planeta continuamente habitada.

Desde que uno entra al hamman, oloroso a clavo y a canela, a dátiles y a cardamomo del mercado cercano, sabe que el cuerpo se lo agradecerá.

También parece un buen lugar para conversar con otros clientes, entre el vapor y los masajes, y tratar de entender un poco más a este país, en un momento crucial en sus relaciones con Estados Unidos e Israel.

Un viaje pendiente

Esta tarde yo no tenía previsto estar en Damasco.

Trabajador del hamman

El hamman ofrece diversos servicios, desde masajes hasta una sauna.

Mi plan inicial era, después de Jordania, recorrer Israel y los territorios palestinos.

"Tienes que visitar las oficinas de Btselem, una organización israelí que lucha por la defensa de los derechos humanos en los territorios ocupados. Nadie escribe sobre eso", me había dicho Reuben, un amigo israelí.

"No dejes de ir a Tulkarem, un pueblo en el norte de Cisjordania. Algunas tierras palestinas han quedado divididas por el muro israelí y ahora los campesinos tienen que pedir permiso para trabajar en ellas", me escribió Sultana, una amiga británica que acababa de pasar tres meses en la región.

Sin embargo, decidí posponer el viaje porque tuve miedo de no poder entrar después a Siria y a Líbano, países que, como Irán y otros de la región, suelen negarles la visa a los viajeros que tengan algún indicio en sus pasaportes de que han estado en Israel.

Me habían dicho que era posible entrar a Israel desde Jordania, a través del puente Allenby o Rey Hussein, y pedirles a las autoridades que pusieran el sello en un papel separado.

Pero un amigo periodista me advirtió que, aunque generalmente los israelíes acceden a no sellar los pasaportes, en otras ocasiones -como le ocurrió a él hace poco- dicen que no van a hacerlo y al final lo hacen.

Cuestión de pasaportes

Aunque, oficialmente, para entrar a Siria uno tiene que pedir el visado en una de sus embajadas, desde hace algún tiempo es posible obtenerlo en sus fronteras.

Mercado de Al-Hamidieyeh

El baño público se encuentra dentro del bazar de Al-Hamidieyeh, en el centro de Damasco.

Con mi pasaporte británico, los trámites tardaron menos de cinco minutos, pero a un amigo de Estados Unidos con quien yo viajaba, y a otros dos jóvenes de ese país que coincidieron en la frontera, les dijeron que tendrían que esperar.

A diferencia de las solicitudes de visa de los ciudadanos europeos, las de los estadounidenses tienen que ser enviadas por fax a Damasco para su consideración.

Casi cinco horas después, les comunicaron que la entrada a Siria les había sido denegada y fueron escoltados hasta la frontera jordana.

Yo, que había esperado todo ese tiempo por mi amigo, le pregunté a uno de los funcionarios por qué no los habían autorizado.

"Lo siento mucho", me dijo, "pero el Ministerio del Interior en Damasco cambia de opinión casi a diario sobre si debemos permitirles la entrada a los estadounidenses o no".

¿Tiempos de cambios?

Jamil, un comerciante damasceno que conocí en la entrada del hamman, me recordó que para los sirios también es muy difícil viajar a Europa y, sobre todo, a Estados Unidos.

Mezquita de Umayyad

A pocos pasos está la mezquita de Umayyad, la más importante de la capital siria.

"Desde el 11 de septiembre de 2001, en EE.UU. a los musulmanes nos clasifican como potenciales terroristas", dijo.

"Además, es necesario demostrar que uno tiene cientos de miles de dólares para que le consideren su solicitud de visado y ni siquiera eso garantiza nada".

"A veces uno espera uno o dos años y después se entera de que le han negado la entrada", agregó.

Sin embargo, varios de los sirios con quienes conversé creen que las relaciones con Estados Unidos podrían mejorar en los próximos meses.

"Muchas de las tensiones actuales tienen que ver con las políticas del ex presidente George W. Bush, quien acusaba a Siria de patrocinar el terrorismo", me dijo Karim, un estudiante de derecho.

"Por el contrario, una de las primeras cosas que hizo Barack Obama en su política hacia el Medio Oriente fue enviar a dos altos diplomáticos a Damasco, a principios de marzo", señaló.

¿Paz con Israel?

Karim cree que si las relaciones entre Siria y EE.UU. mejoran, los problemas entre su país e Israel también podrían disminuir.

Damasco

Damasco es considerada la ciudad continuamente habitada más antigua del mundo.

Siria e Israel se encuentran técnicamente en estado de guerra desde 1967, luego de que Israel ocupara las Alturas del Golán, que hasta entonces era territorio sirio, en la Guerra de los Seis Días.

"Nuestro presidente, Bashar al-Assad, dijo el año pasado que hemos estado debatiendo con los israelíes un posible tratado de paz, por mediación de Turquía", señaló el estudiante.

"Pero también dio a entender que ese proceso sólo lo podría impulsar EE.UU., por su influencia sobre Israel, y advirtió que habría que esperar a que Bush saliera del gobierno porque a él no le interesaba alcanzar la paz", agregó.

Cuando nos despedimos, recordé que horas antes un joven militar me había dicho, mientras esperábamos un bus, que también habría que tomar en consideración el hecho de que el nuevo gobierno israelí es de derecha y posiblemente no quiera ceder un ápice en cuanto a las Alturas del Golán.

"Yo, por lo pronto, lo único que quiero es terminar el servicio militar, que aquí es obligatorio, y ver si me puedo ir a vivir a Holanda o a Suecia, donde me gustaría convertirme en DJ", añadió.

Yo también debería dejar de pensar en política, al menos por un par de horas, e ir a que me den un buen masaje, que no todos los días uno tiene la oportunidad de estar en un hamman del siglo XII.

Y después a descansar, que mañana me espera un largo viaje.

¡Participe!

Usted también puede ayudarnos a conocer más del Medio Oriente. Para hacerlo le invitamos a compartir sus recuerdos con los demás lectores de BBC Mundo.


Éstos son algunos de los comentarios recibidos. Los textos responden a las preguntas planteadas en el foro y son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que los comentarios no ofendan la dignidad de las personas y que no sean difamatorios. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.

Nunca he estado en el Medio Oriente, sin embargo siempre me he sentido atraida por esa tan peculiar parte del mundo, la historia de Manuel Toledo es como todas las otras que he leido sorprendentemente maravillosa e interesante, llena de muchisima cultura, sus relatos son sorprendentes y se sienten como algo mas que trabajo, es definitivamente un aporte y nos permite tener una excelente visión a lo que estamos de este lado Gloria,Molina, Venezuela

Que bien que el viajero de BBC haya estado en Siria. Lastima que no paso por la ciudad de Alepo. Está llena de historia.
Jean Jorge Achji, Maturin, Venezuela

siria es el unico pais que reune tantos elementos juntos para conocer saber y aprender. para vivir experiencias unicas.gracias a su rica y variable historia,su gente amable,educada y servidora,su gastronomia, su clima su seguridad y que mas y mas ..... yo llamaria a damascos la ciudad de mil y una cara. es unica en el mundo. bienvenidos a damascos es sorprendente.
elie bassale, turmero aragua venezuela

Excelente artículo. Nos acerca a una realidad que en el fondo desconocemos. Me gustaría conocer profundamente la verdad sobre el conflicto regional. A veces no alcanzo a entender bien la dinámica del mismo. Si tiene más información, por favor hagámela llegar a aubertjimenez@hotmail.com (Barranquilla-Colombia-Suramérica)
AUBERT JIMENEZ, BARRANUILLA

Me ocurrió en El Cairo en la Mezquita de Alabastro. El guía nos reunió y comenzó a narrarnos la historia de Mahoma, como yo conozco su historia me dedique a detallar el "monumento" por dentro, sus paredes, toda esas exquisiteces del arte oriental, se me acerco un hombre y me hablo en árabe, yo le respondí en ingles y me entendió pero no me creyó, hasta que el guia se dio cuenta y me libero, después me dijo que creyo que era un terrorista, ese día un jerarca oriental iría a orar a ese sitio.
Gerardo Rodrìguez, Caracas, Venezuela


¿Ha estado usted en esta región?

¿Tiene fotografías o anécdotas que compartir?

¿Qué le parece la historia de Manuel Toledo?

Para enviar sus imágenes de Medio Oriente haga clic aquí.

Comparta sus anécdotas y sus opiniones utilizando el siguiente formulario.

PARTICIPE

* Campos obligatorios

Total: 0

Los datos provistos no serán utilizados para enviar mensajes no solicitados, ni tampoco serán entregados a terceros. Su información personal sólo se utilizará para fines administrativos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.