Berlín, la religión a plebiscito

Campaña de Pro Reli
Image caption La iniciativa fue promovida por alumnos católicos, protestantes, musulmanes y judíos.

Los berlineses decidirán este domingo si se reincorpora la religión como asignatura en los planes de estudios de la ciudad.

El plebiscito se convocó luego de que una asociación a favor de la religión, "Pro Reli", lograra recaudar miles de firmas.

La iniciativa fue promovida por alumnos católicos, protestantes, musulmanes y judíos de enseñanza secundaria, que también recibieron el apoyo de sus padres y de sus respectivas iglesias.

En 2006, la coalición de socialdemócratas y postcomunistas gobernante en la capital alemana sacó a la religión del plan de estudios obligatorios y en su lugar creó una nueva asignatura, Ética, que deben cursar todos los alumnos a partir del séptimo año escolar.

Según "Pro Reli", la iniciativa no busca eliminar la ética como asignatura, sino poner la religión a su mismo nivel y dejar que los alumnos decidan entre ambas.

"Queremos saber más de nuestras propias creencias y religiones, pero también queremos aprender sobre otras religiones", le comentaron a BBC Mundo dos muchachos que se cuentan entre los promotores de "Pro Reli", Martin, católico, y Andrea, evangélica.

Participe: ¿religión en las escuelas?

Otro de los impulsores de la iniciativa, Christoph Lehmann, opina que "la asignatura Ética lleva una interpretación de la religión plagada de desprecio contra ella".

Ética versus Religión Sin embargo, muchos otros escolares se oponen a que la religión sea una asignatura obligatoria.

"Queremos tener una enseñanza sin ideología y la Iglesia y las religiones siempre tienen algo de directivo", le dijo a BBC Mundo Lee Hielscher, portavoz de la Asociación de Escolares de Berlín.

Hielscher admitió, por otra parte, que "la asignatura Ética no está libre de docentes que quieren imponer su propia opinión a los alumnos".

El intento de reintroducir la religión en las escuelas de Berlín ha producido disputas que pocos habrían imaginado y ha llegado hasta los altos niveles de la política.

Recientemente, los dos candidatos a canciller en las próximas elecciones alemanas, la actual mandataria, Angela Merkel, y el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, firmaron la petición de plebiscito, a pesar de la oposición de sus partidos.

"Espectáculo nostálgico"

Petra Pau, del partido de izquierda Die Linke e impulsora de la iniciativa "Pro Etica", opuesta a "Pro Reli", afirmó que "'Pro Reli' es un lobby que celebra un espectáculo nostálgico, espléndidamente protegido y financiado".

"Una capital moderna y multicultural, como Berlín, necesita otra cosa", añadió.

Un profesor de Teología práctica de la Universidad Humboldt de Berlín, Wilhelm Grab, le dijo a la BBC que "todo esto se instrumentalizado políticamente" y que las respectivas iglesias "han buscado sacar provecho de la inquietud de los estudiantes, aunque creo que se puede hablar de un resurgimiento, por lo menos, del interés en la religión".

Algo que hace unas semanas parecía ilusorio, en una ciudad en la cual hace dos años el 60% de sus habitantes se declaraba sin religión, se ha vuelto ahora, después del insospechado éxito de la campaña de "Pro Reli", bastante posible.

Las palabras del famoso sociólogo de las religiones Peter L. Berger, que a mediados de los años '70 había llamado a Berlín "la capital mundial del ateísmo", parecen haberse vuelto ahora un nuevo enigma.