La multa por indecencia se queda

Polémico momento del pecho descubierto de Janet Jackson durante su actuación en la final de la Superbowl, en 2004.
Image caption Esta decisión sólo afecta a programas que pueden tener una audiencia potencial infantil o familiar.

La historia comenzó con un pecho al descubierto y terminó este martes en el máximo tribunal de Justicia de Estados Unidos.

Por cinco votos a cuatro, la Corte Suprema ratificó la decisión de 2004 de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) de castigar a las estaciones que permitan el uso de improperios o contenido no apropiado para niños durante el horario infantil y programas de máxima audiencia.

Según informó el periodista de la BBC Jon Donnison, se trata de la primera regulación del alto tribunal estadounidense sobre indecendia en los medios en más de 30 años.

En un comunicado oficial, la FCC consideró esta decisión como "una gran victoria para las familias de América".

"Esta decisión debería tranquilizar a los padres, ya que sus hijos seguirán estando protegidos del material indecente", reza la declaración.

Discursos comprometidos

La decisión llega después de escandalosos casos de famosos que no pudieron contener improperios mientras estaban en el aire, señaló Donnison.

En 2004, la comisión votó unánimemente a favor de imponer una multa total de US$550.000 a canales de la red CBS por emitir la imagen de la cantante de pop Janet Jackson con su seno derecho descubierto en la final del campeonato de fútbol americano, transmitida en la franja de máxima audiencia.

Antes de este episodio, la FCC se limitaba a imponer castigos cuando la conducta "indecente" de las cadenas se repetía en varias ocasiones.

Cher es una de las celebridades de cuya boca se escapó una dura palabrota. Fue en 2002, durante la entrega de los premios Billboard y la cadena Fox recibió una reprimenda de la FCC por ello.

También durante los Globos de Oro de 2003, el cantante de U2, Bono, sacudió a la audiencia familiar con su provocativo lenguaje.

Meses después entraba en vigor la política anti-indecencia de la FCC, que fue rebatida por un juzgado de Nueva York por "arbitrariedad" a la hora de decidir qué es decente y qué no.

La Corte Suprema, sin embargo, cree que esta política no es "ni arbitraria ni caprichosa". Por tanto, las cuantiosas multas -la FCC decide el monto- seguirán.

Aunque a algunos les entren ganas de decir...

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.