"Un perro es tan bueno como un cuchillo"

Pit Bull Terrier
Image caption La crianza, venta e intercambio del Pit Bull Terrier está prohibida en el Reino Unido.

El número de perros ilegales en las calles del Reino Unido está aumentando, según la Policía Metropolitana. En la mayoría de los casos, agrega la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad a los Animales (RSPCA, por sus siglas en inglés), los dueños son jóvenes que adquieren perros de razas agresivas, para utilizarlos con el fin de intimidar a los demás y como símbolo de estatus.

Gordon Shepherd, es un DJ de 25 años que vive en un barrio del oeste de Londres. Tiene un perro llamado Rocky, mezcla de Pit Bull y Rottweiler.

A Gordon le gusta salir a caminar con su perro porque inspira miedo.

"La gente se aleja. Camino por la calle y, literalmente, la gente se hace a un lado. Eso me hace sentir bien, sí, me hace sentir que tengo poder".

Y la gente tiene razón en sentir miedo. Gordon admite haber entrenado a Rocky para que muerda a quienquiera que él señale.

Gordon sabe que su perro puede hacer un gran daño.

"Es tan bueno como tener un cuchillo, puede hacerle a una persona la misma clase de daño".

Pero no son sólo personas lad víctimas potenciales. RSPCA señala que, cada vez más, los perros son utilizados en peleas callejeras y muchos de ellos acaban recibiendo tratamiento por heridas de cuchillo, quemaduras y huesos rotos.

Cultura de pandillas

Marlon, quien trabaja con jóvenes involucrados en pandillas, cree que los perros se han transformado en una parte importante de la cultura de estos grupos.

Image caption Akel Isaac (der.) considera que el perro es un símbolo de estatus.

"Si se sienten que no son los más fuertes en el grupo, se consiguen un perro imponente", dice.

Akel Isaac, otro joven dueño de un perro, dice que la imagen que uno proyecta juega un rol importante: "Tener un perro, tiene que ver con cómo quieres que te vean".

Recientemente Akel cruzó a su perro Krueger, un Mastín Francés, con otro de la misma raza para ganar un dinero extra. Él dice que incluso antes de que nacieran los cachorros ya había mucha gente interesada en comprarlos.

Akel cree que la demanda de perros más grandes y más agresivos es una cuestión de estatus.

"Hoy en día ves muchos perros grandes, pero todavía los cruzan con otros más pequeños como los Pits u otros perros de pelea, porque los dueños quieren conservar estas características, para que resulte más fácil entrenarlos para atacar gente".

Los dueños, no los perros

Image caption Muchos de estos animales terminan participando en peleas callejeras.

En el Reino Unido hay una ley -que data de 1991- que prohíbe cruzar cuatro clases de perros de pelea, entre la que se incluyen los Pit Bull Terrier.

Esta ley fue introducida después de que se produjeran varios ataques serios contra miembros del público. La idea era hacer desaparecer a las cruzas más agresivas.

Sin embargo, esto no ha sucedido.

Según el sargento McParland, director de la Unidad de Perros Peligrosos de la Policía Metropolitana, el problema de los perros ilegales no sólo no ha desaparecido sino que ha ido en aumento.

"Entre 2002 y 2006 la policía capturó a unos 40 perros por año, pero después de 2006 comenzamos a ver un incremento en el número de Pit Bull Terrier en Londres. Ese año capturamos 173, al año siguiente 480 y en los últimos 10 meses hemos encontrado unos 600".

Parte del problema es la dificultad para identificarlos y las cruzas hacen esta tarea aún más difícil. Y por otra parte, la policía no cuenta con recursos suficientes para patrullar las calles en busca de estos animales.

Pero para McParland el problema no son los perros sino sus dueños.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.