Cantar para arreglar el techo

Bethan Scotford. Foto: Daily Post
Image caption Bethan Scotford espera concluir con su maratónica tarea el viernes.

La idea de correr una maratón en beneficio de una organización de caridad no es particularmente novedosa.

En el Reino Unido, por ejemplo, todos los años se llevan a cabo eventos deportivos de esta naturaleza, cuya finalidad -además del desafío personal que para cada corredor representa- es recaudar la mayor cantidad de dinero posible para una causa noble.

Sin embargo el evento "deportivo" organizado por la reverenda Bethan Scotford -quien se propuso recolectar fondos para reparar el techo de su iglesia en Denbighire, en Gales - tiene una pequeña diferencia.

Aquí no se trata de correr. La tarea consiste en leer y cantar cada uno de los 150 salmos que hay en la Biblia.

La "carrera" comienza este lunes y el plan de Scotford es leer durante cuatro horas por día para acabar con el libro el viernes.

Según explicó la rectora, se necesitan cerca de US$80.000 para reparar el techo y la torre de la iglesia St. Mael y Sulien, un edificio que data del siglo XII.

"Los arquitectos nos han dicho que reparar el techo es prioritario, y ya hemos conseguido unos US$11.000".

"Espero que con mi esfuerzo", dijo Scotford refiriéndose a su lectura maratónica, "pueda juntar un poco más, quizás hasta llegar a los US$16.000".

Se aceptan invitados

Scotford reconoce que la misión que tiene por delante no es sencilla.

"Hay 150 salmos, que equivalen a unos 2.500 versos para leer o cantar".

Algunos de esos salmos serán entonados con música escrita por compositores galeses, mientras que otros serán simplemente recitados.

"Hay un salmo que tiene cerca de 200 versos. Ese seguro que lo leeré", dijo Scotford, quien espera que la comunidad se sume a su esfuerzo.

"Las puertas de la iglesia estarán abiertas todo el día para quien se acerque. Pueden tomar un libro de salmos y unirse a mí, o venir a brindarme apoyo y contribuir con donaciones".

"Con suerte, la voz me durará hasta el fin de la semana", concluyó la ministra.