¿Más violencia en los libros infantiles?

Ilustración del libro "One True Bear"
Image caption Los especialistas sostienen que los niños pueden discernir entre la realidad y la ficción.

Es extraño ver escenas de violencia entre las imágenes de los libros infantiles. ¿Por qué un autor querría cambiar esto?

Los llamados para proteger a los menores de ese tipo de imágenes son frecuentes. Sin embargo, no es habitual que alguien sostenga que las ilustraciones agresivas en los libros infantiles no son suficientes.

De manera deliberada, el galardonado autor Ted Dewan puso escenas de caos y destrucción en su último libro. No fueron dibujadas por un adulto, sino por los propios niños.

Opine: ¿bombas en los cuentos de hadas?

A menudo, los varones incluyen escenas de violencia en sus dibujos pero cuando son publicadas en los libros infantiles se transforman en tabú, explica. Frecuentemente se publican imágenes tiernas, pero no es habitual que aparezcan las escenas de masacres que los niños producen.

Dewan intenta valerse de la literatura infantil para hacerle frente a este tipo de "arte oculto" y evitar que "esas imágenes sean puestas en el refrigerador".

"La exploración de los chicos suele confundirse con los productos comerciales que basan sus intereses en la violencia y que ponen nerviosos a los padres", afirma.

Su libro, Un verdadero oso, es considerado como el primero en su tipo que incluye "los dibujos que los niños hacen", de los cuales los padres "tienen conocimiento".

Las ilustraciones de los niños que van a la escuela primaria incluyen acciones de combate, aviones tirando bombas, personas disparándose, gente atravesada por lanzas, edificios en llamas y payasos a los que les arrancaron las extremidades, entre otras.

"Doble moral"

Image caption El escritor infantil Ted Dewan rescata las escenas de violencia dibujadas por los niños.

Dewan no es una especie de Tarantino para niños. Su obra muestra cómo un osito abnegado se gana el afecto de un niño violento. Además, todas las ilustraciones son tradicionales y las imágenes fuertes se mantienen en un segundo plano.

Pero, ¿no debe haber ningún espacio para los dibujos producidos por los niños? ¿Son una mala influencia? ¿Hay que desalentarlos para que no dibujen escenas de horror?

"Esas imágenes forman parte de la niñez", explica Mark Haddon, autor de El curioso incidente del perro a medianoche.

Su propio hijo es uno de los niños cuyos dibujos son usados en el libro. Dice que cuando se trata de la expresión artística de su hijo es un "Armagedón en papel".

De entre los dibujos infantiles del libro de Ted Dewan, a su hijo le gusta particularmente uno de gente que es catapultada hacia un cactus gigante.

Haddon sostiene que los chicos establecen una clara distinción entre esa forma de violencia imaginaria y el conflicto real, pese a la exagerada susceptibilidad de los adultos que creen que los niños pueden ser influenciados.

"Normalmente no esperamos que los chicos salten por la ventana después de ver a Peter Pan", explica.

Según Haddon, los mayores subestiman la "capacidad de discernir" de los menores. "No confiamos en que los niños pueden entender la diferencia entre la realidad y la ficción", afirma.

Image caption La obra de Dewan aborda la historia de un oso y un niño violento.

Haddom ironiza también sobre la "doble moral" de los padres respecto de los juegos violentos.

"Odiamos la violencia con un sentir contemporáneo", dice. "Hay guardianes de las lecturas familiares que odiarían ver a sus hijos con ametralladoras de plástico, pero que están muy contentos al darles espadas y escudos".

Presiones

¿Dónde está el límite entre permitir que los niños se expresen y exponerlos a una violencia innecesaria?

El psicólogo estadounidense Michael Thompson es el autor del libro Criar a Caín: protegiendo la vida emocional de los niños. En su obra examina las contradicciones y presiones que se ejercen sobre los niños para ayudar a comprender el comportamiento de los padres.

El libro del doctor Thompson supuso un golpe para los padres que se sienten modernos frente a la infancia.

¿Por qué los niños se comportan tan mal en la escuela en comparación con las niñas? ¿Hay algún mal físico en los niños bulliciosos? ¿Si dibujan armas de fuego significa que quieren disparar a alguien?

"Lo que hace que los niños sean violentos es el trato violento que reciben, es ver a sus padres cometiendo actos violentos o a las pandillas violentas", explica.

Thompson llega a la conclusión de que hay una diferencia importante entre la exposición a este tipo de violencia real y la violencia imaginaria que es una parte natural del crecimiento; ya sea en el juego, en los dibujos o en las historias.

"Los niños, los varones en particular, juegan a cazar, perseguir, matar y morir desde el comienzo de la historia de la humanidad", dice.

"No existe una conexión entre los relatos de violencia y el cometer actos violentos. Si uno escribe una historia violenta, uno no va a terminar preso: va a terminar en Hollywood, escribiendo guiones de películas de acción".

Contenido relacionado