Rebelión contra los "hombres del tiempo"

Playa de Bournemouth
Image caption Bournemouth tiene más de 10 kilómetros de playas.

En el popular balneario turístico de Bournemouth, en la costa del sur de Inglaterra, todo estaba listo para el feriado del pasado lunes.

Los hoteles y playas lucían su mejor aspecto y hacía un sol de película, en definitiva un sueño hecho realidad excepto que al final no vino casi nadie.

La causa es que el Servicio Metereológico británico anunció tormentas para ese día en la zona, provocando cancelaciones masivas de reservas y espectáculos previstos en Bournemouth y alrededores.

Esto provocó la pérdida de US$1,5 millones, según los furiosos empresarios locales que ahora exigen explicaciones.

"Hasta primeras horas de la mañana (del lunes) seguían anunciando que iba a ser lluvioso y horrible, y resultó ser el mejor día del año", afirmó a la BBC Mark Smith, responsable de turismo del ayuntamiento de Bournemouth.

"Las previsiones de tiempo especializadas son tan importantes para nosotros como para los agricultores. En la épocas de vacaciones la gente toma la decisión sobre donde ir basándose en ellas, así que es realmente importante que acierten", añadió.

Metedura de pata

Los responsables del servicio meteorológico, por su parte, aseguraron que son muy cautos, aunque reconocieron que en esta ocasión se equivocaron.

"A veces no somos tan buenos como deberíamos. Pero hay que decir que nuestra investigación muestra que las previsiones que hacemos ofrecen muy buena información seis de cada siete días", afirmó David Britton, portavoz del servicio.

Sin embargo, el sur de Inglaterra no es el único lugar furioso con los "hombres del tiempo".

El periodista de la BBC, Imtiaz Tyab, señala que la comunidad de Carrbridge, en los hermosos Highlands escoceses, se queja que las previsiones de tiempo casi siempre anuncian lluvias en la región y resulta que, según sus habitantes, el lugar es uno de los más secos de Escocia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.