Plan para rescatar a la Isla de Pascua

Estatuas en la Isla de Pascua
Image caption La Isla de Pascua es uno de los lugares más remotos de la Tierra, pero aún así está gravemente amenazado.

¿Será posible preservar la Isla de Pascua, uno de los sitios habitados más aislados del mundo, del impacto de la globalización?

Ése es el desafío que asumieron este jueves en París el gobierno de Chile junto con la UNESCO, el organismo cultural de Naciones Unidas, alarmados por el creciente flujo de turistas que recibe ese pequeño territorio del Pacífico Sur.

El objetivo declarado del proyecto es lograr un equilibrio entre el desarrollo de la isla y la conservación de sus riquezas, cuando los casi 3.000 kilómetros que la separan del lugar habitable más próximo parecen insuficientes para eso.

"Presión creciente"

Denominada Rapa Nui por la comunidad de origen polinesio que la habitó desde el año 330 d.C., la isla contiene un conjunto de piezas arquitectónicas y esculturales únicas, incluidos grandes moais de piedra con formas humanas. El parque nacional de isla de Pascua fue declarado Patrimonio Mundial en 1995.

Al firmar una declaración de intenciones sobre la isla junto a la presidenta chilena Michelle Bachelet, el director general de la UNESCO, Koïchiro Matsuura, dijo este jueves que la isla se ha convertido "en uno de los principales destinos turísticos de Chile".

A su juicio, eso sometió "el frágil ecosistema insular a una presión creciente".

Desafío

Según datos oficiales de Chile, el número de turistas que viaja cada año a isla de Pascua se multiplicó por cinco entre 2000 y 2006, cuando llegaron 72.344 visitantes.

Un comunicado divulgado por el gobierno chileno indicó que esa explosión de turismo supone una "amenaza" para los recursos naturales y culturales de la isla.

La presidenta del Comité del Patrimonio Mundial, María Jesús San Segundo, explicó que se trata de un problema global porque el turismo en las áreas protegidas es "uno de los desafíos de nuestra época".

La diplomática, embajadora de España ante la UNESCO, comentó que hace tres décadas "el turismo apenas afectaba a 190 millones de personas, mientras que hoy moviliza a más de 920 millones de viajeros".

Una isla a diesel

El proyecto conjunto de Chile y la UNESCO, financiado por Japón, prevé capacitar personal y diseñar un plan a mediano plazo para garantizar el desarrollo sostenible de la isla, con una superficie de 166 kilómetros cuadrados.

La alcaldesa de la isla, Luz Zasso Paoa, indicó al término de la ceremonia que aún desconoce los detalles del proyecto.

Pero la funcionaria dijo que Rapa Nui carece de "las capacidades y los soportes" necesarios para la oleada de turistas. "Por ejemplo, nuestra energía es de diesel, todo es petróleo", comentó.

Explicó que ya se han efectuado misiones tecnológicas a las islas Galápagos, Canarias y la Polinesia para descubrir cómo responder a estos desafíos.

Un moai en París

Image caption El acuerdo coincide con la polémica por el traslado de un moai para exhibirlo frente al museo del Louvre.

El acuerdo entre Chile y la UNESCO coincide con el reciente anuncio de que un moai será trasladado temporalmente a París para exhibirlo frente al museo del Louvre el año próximo.

Se trata de una iniciativa de las fundaciones Louis Vuitton y Mare Nostrum, que han prometido a cambio crear una organización para ayudar a conservar la isla, con un fondo inicial de US$500.000.

La representante de cultura de la Fundación Louis Vuitton, Jun Fujiwara, prepara una misión a isla de Pascua para estudiar los detalles arqueológicos del moai, que mide unos cinco metros de largo y pesa 13 toneladas.

Expertos consultados por BBC Mundo indicaron que debe aclararse la razón del traslado de esta pieza de piedra volcánica a París.

"La razón de la venida de esta estatua monumental a París no está muy clara", comentó Catherine Orliac, una arqueóloga francesa especializada en Isla de Pascua.

Su esposo y colega Michel Orliac, autor de diferentes libros sobre Rapa Nui, recordó que un funcionario de turismo de la isla declaró en un diario francés que el moai ayudaría a "una energía espiritual" a un mundo materialista.

Orliac calificó como "un poco ridículo" ese comentario.

Sin embargo, ambos expertos sostuvieron que es posible desarrollar el turismo en la isla sin perjudicar sus recursos culturales.

"Cada año pasa por la plaza de Notre Dame un millón de personas y nunca pensamos que Notre Dame estuviera en peligro por esta frecuentación", comparó Michel Orliac.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.