El colchón del millón de dólares

Hombre sosteniendo un colchón (foto de archivo)
Image caption Todo por la vieja costumbre de esconder dinero en el colchón...

Una mujer israelí emprendió una búsqueda desesperada por los basureros de Tel Aviv tras percatarse de que había arrojado a la basura un colchón que escondía un millón de dólares.

Identificada solamente como Anat, la mujer quiso darle una sorpresa a su madre comprándole un nuevo colchón, por lo cual se deshizo del que consideraba viejo e inservible.

Y consiguió sorprender a su madre... al punto del desmayo. En el colchón, la madre guardaba los ahorros de toda su vida.

Ahí empezó el periplo de basurero en basurero, según informa el período israelí Yedioth Ahronoth.

Primero, Anat intentó rescatar el colchón del sitio donde lo había depositado, pero ya era muy tarde. Se lo habían llevado para el basurero local de Hiriya.

Hasta Hiriya corrió la atribulada mujer, sólo para enterarse de que el objeto de su búsqueda había formado parte de los envíos de basura destinados a los grandes depósitos de la zona junto con otras 3.000 toneladas de desperdicios recogidas ese día.

Ahí la pesquisa se bifurcó: o el colchón había ido a parar al basurero de Ganei Hadas o al de Efeh, en las inmediaciones del Mar Muerto.

En el primero de ellos no se encontró nada. Sólo quedaba una posibilidad. La última esperanza.

Yitzhak Borba, quien está a cargo del basurero de Efeh, dijo a la prensa israelí que vio a Anat "totalmente desesperada".

En positivo

Para ayudarla -según informa el periodista Keith Adams, de la BBC, se destinó a personal de vigilancia nocturna con la misión de mantener alejados a los "cazadores de tesoros".

Pero hasta el momento el colchón no ha aparecido.

A pesar de lo infructuoso de los esfuerzos, Anat se ha tomado el fracaso de manera positiva.

"Uno debe verlo todo en perspectiva y agradecer a Dios por lo bueno y por lo malo".

Su madre, citada por medios de prensa israelíes, al parecer ha asumido el percance de manera parecida al consolarse expresando que por lo menos no se ha visto involucrada en un accidente automovilístico.

Todo indica que la pérdida del colchón no les ha quitado demasiado sueño.

Contenido relacionado