Berlusconi: el escándalo otra vez

El primer ministro italiano, Silvio Berslusconi
Image caption Berslusconi y sus aliados dicen que se trata de una "campaña política".

El primer ministro italiano, Silvio Berslusconi, vuelve a ser objeto de acusaciones de medios de prensa de su país, según los cuales chicas de compañía recibieron dinero para que acudieran a fiestas íntimas en las viviendas del jefe de gobierno.

Berlusconi calificó de "basura" estas alegaciones, que se suman a la serie de recientes escándalos por la publicación de fotos y las acusaciones de relación inapropiada con una joven de 18 años, todo lo cual él ha tachado de violación de privacidad y manipulación mediática.

La aseveración de que se pagó a mujeres para que acudieran a fiestas íntimas organizadas por Berlusconi surgió de investigaciones por corrupción llevadas a cabo por la Fiscalía de Bari, en el sur de Italia.

Según informan medios de prensa como la agencia de noticias ANSA y los diarios Corriere Della Sera y La Repubblica, los magistrados investigan acusaciones de que empresarios locales contrataban a chicas de compañía para que acudieran a las veladas.

Una de ellas aseguró al Corriere Della Sera haber recibido el equivalente a unos US$1.400 con esos fines.

"Falsedad".

En respuesta, Berlusconi dijo que se trata de "falsedades", y que los periódicos solamente publican "basura".

Uno de sus abogados sostuvo que las acusaciones trascendían "cualquier conexión fáctica o lógica".

La reciente publicación de fotos "íntimas" y el escándalo que involucra a Berlusconi con una joven de 18 años son parte de una "campaña" para "debilitar políticamente" al primer ministro, según sostienen él y sus aliados.

El País "desnuda" a Berlusconi, él demanda

Cuando Italia se dispone a acoger la cumbre del G-8 (el grupo de reúne a los países más ricos del mundo) el próximo mes, lo que menos desea Berlusconi es que sigan multiplicándose los escándalos en relación con su vida privada.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.