El Vaticano "descubre" a San Pablo

Retrato de San Pablo en las Catacumbas de Santa Tecla
Image caption La nueva imagen de San Pablo, que dataría del siglo IV, es el retrato más antiguo que se conozca.

Un grupo de arqueólogos que trabaja en la catacumba de Santa Tecla, en Roma, descubrió el que el Vaticano cree que es el retrato más antiguo de San Pablo, conocido como "el apóstol de los gentiles".

El fresco, que data del siglo IV d.C., fue encontrado al remover con tecnología láser diversas capas de sedimentos, acumulados durante siglos sobre el ícono.

El descubrimiento del retrato, que muestra a un hombre delgado con barba negra y puntiaguda sobre un halo rojo y dorado, coincide con el anuncio papal de que se ha confirmado dónde están los restos de San Pablo, nacido Saulo de Tarso.

De acuerdo con Benedicto XVI, una prueba de carbono 14 -realizada por científicos que no conocían el origen de las muestras- reveló que el cadáver corresponde efectivamente a un hombre que vivió entre los siglos I y II.

Los restos se encuentran debajo del altar mayor de la Basílica de San Pablo Extramuros, lo que confirmaría según el Papa "la tradición unánime y jamás refutada" de que el sarcófago es el del santo decapitado.

Ambos descubrimientos se anuncian justo cuando la iglesia Católica celebra el fin del año paulino, un año litúrgico dedicado al estudio de las enseñanzas del "perseguidor converso", en el día de la fiesta de San Pedro y San Pablo, patrones de Roma.

Un rostro desconocido

Image caption El Papa no descartó que se hagan nuevos estudios al sarcófago, aunque advirtió que sería trabajoso.

Como explica el corresponsal de la BBC en Roma, Kennedy Duncan, Pablo y Pedro son dos de las figuras más veneradas por los cristianos.

Según quedó registrado en sus epístolas y en el libro de los Hechos de los Apóstoles, Pablo se convirtió al cristianismo hacia el año 36 d.C. luego de que Jesús le hablara camino a Damasco.

Ahora, estos nuevos descubrimientos arrojan luz sobre aspectos nuevos de su vida, dice Duncan.

El primero, el retrato de la catacumba de Santa Tecla, sería el ícono más antiguo del que se tiene conocimiento. Los íconos tenían como fin, más allá de su aspecto artístico, invitar a la oración.

En cuanto a los restos, la novedad es la corroboración científica del anuncio hecho por Pablo VI hace 41 años, según el biógrafo papal Andrea Tornielli, citado por el periódico The Times.

Benedicto explicó el domingo, en una misa celebrada justamente en San Pablo Extramuros, que los expertos abrieron un pequeño orificio en el sarcófago para explorar su interior con una sonda y tomar una muestra.

Según nuestro corresponsal, dentro se hallaron fragmentos de hueso y rastros de una tela púrpura muy rica, laminada con oro.

Las pruebas de carbono 14 y el anuncio del Papa ponen fin a las dudas de muchos católicos, aunque Benedicto no descartó que se hagan estudios más detallados en el futuro. Eso sí, aclaró que supondría "un trabajo muy grande, ya que la tumba es enorme y podría significar la demolición del altar".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.