El fútbol internacional vuelve a Irak

Salih Sadeer (centro), de la selección iraquí, entre dos jugadores palestinos

Este viernes la selección de fútbol de Irak jugó en casa el primer partido internacional desde la invasión de 2003.

El resultado final del encuentro, disputado en Irbil contra un combinado palestino, fue de victoria por 3-0 para el equipo local.

El partido ha sido interpretado como un símbolo de que se aproximan tiempos mejores y para demostrarlo los jugadores iraquíes liberaron varias palomas blancas antes del inicio del encuentro.

La última vez que Irak jugó en casa fue en 2002 contra Siria.

Desde entonces, el equipo nacional iraquí ha tenido una existencia nómada.

Notable victoria

Todo el país celebró en 2007 la notable victoria del combinado nacional en la Copa Asiática, en cuya final Irak derrotó a Arabia Saudita por 1-0.

Image caption Una victoria en casa es una noticia que es bienvenida por los iraquíes.

Desde entonces, los jugadores iraquíes han tenido dificultades para mantener su nivel de buen fútbol, aunque tuvieron una aceptable participación en la reciente Copa Confederaciones celebrada en Sudáfrica.

En esa competición, que enfrenta a los ganadores de los torneos continentales, Irak empató contra Nueva Zelanda y Sudáfrica, y perdió por un margen estrecho contra España.

En cualquier caso, según el corresponsal de la BBC en Bagdad, Gabriel Gatehouse, una victoria en casa es una noticia que es bienvenida.

El hecho de que el partido tuviera lugar en Irak, es la muestra de un país que quiere desesperadamente dejar atrás la violencia y la inseguridad de los último tiempos, señala nuestro corresponsal.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.