¿Aprender galés? ¡Mentira!

Si las autoridades británicas hubieran sabido que la Patagonia argentina y Gales comparten una misma lengua y cultura quizás la historia de Evelyn Calcabrini podría haber sido otra.

Image caption Este cuadro aparece en el museo galés de Trevelin, un pueblo fundado por galeses a fines del siglo XIX.

Después de viajar 35 horas desde Puerto Madryn en Argentina, Evelyn Calcabrini, una joven de 20 años, llegó al aeropuerto de Heathrow, en la capital inglesa.

Fue detenida e interrogada durante varias horas. A pesar de que tenía una carta de invitación de sus amigos galeses y la confirmación de que ellos asumirían la responsabilidad de ella durante su estadía, fue deportada a Buenos Aires.

La agencia de inmigración no creía que Evelyn viajaba hasta Gran Bretaña solamente para aprender galés, un idioma bastante complicado y no muy popular en el mundo.

Sin embargo, un dato fundamental que se les escapó es que esta joven argentina venía de una de las colonias galesas establecida en Argentina, a miles de kilómetros de distancia.

Identidad en el exilio

Gales forma parte del Reino Unido y tiene como idiomas oficiales el galés y el inglés. Pero si hay algo que caracteriza a este país es su fuerte identidad nacionalista, así como su deseo de resistir al dominio cultural de Inglaterra.

Image caption Una máquina que usaron los primeros colonos galeses en el museo de Trevelin.

Por este motivo, hace casi 150 años los primeros colonos se trasladaron hacia el sur de Argentina para crear ahí una nueva colonia galesa. Temían que su cultura celta se perdiera si permanecían en el territorio gobernado por ingleses.

Pero a pesar de los años y la gran distancia que separan a estas localidades de su madre patria, aún conservan el idioma y las tradiciones galesas.

Cada año turistas de todas partes del mundo visitan las pequeñas comunidades galesas en suelo argentino para experimentar este fenómeno cultural.

Invitada y rechazada

Evelyn, que viene de esta comunidad celta, fue invitada por el galés Eos Griffiths y su esposa Carina, oriunda de la Patagonia, para pasar un tiempo en su casa en Glyndyfrdwy, Gales.

Griffiths comentó a un diario local, "conozco a su familia de más de 30 años y la invité para que mejore su galés y aprende algo de inglés".

Dos miembros del Parlamento británico, Elfyn Llwyd y Hywel Williams que forman parte del partido político galés, Plaid Cymru fueron contactados cuando Evelyn no pudo entrar al país.

Williams comentó que el tratamiento de la joven argentina había sido "vergonzoso".

Además señala, "pasé 4 horas tratando de comunicarme con el Ministerio del Interior... pero me decían que ya habían analizado la decisión internamente y que no habían cambiado de postura".

Como respuesta, una portavoz de la agencia de inmigración británica afirmó tener "reglas estrictas para proteger a la frontera británica. La responsabilidad del postulante es de demostrar que cumple con los requerimientos y condiciones de estas reglas".

Sin embargo, Williams reclamó que "la explicación que finalmente me dieron el Ministerio del Interior para justificar el rechazo de Evelyn, fue porque no tenía un trabajo al cual podía regresar en la Patagonia. Esto es completamente falso."

Llwyd y Williams, que estaban "consternados" con la actitud del Ministerio del Interior, plantearon la situación en el Parlamento en una sesión de "Cuestiones galesas", hace unas semanas.

Discusiones en el Parlamento

"El Reino Unido acoge con agrado a los patagónicos que vienen a aprender de su herencia galesa y por supuesto, la agencia de inmigración británica no tiene una política diferente con respecto a los hablantes galeses de la Patagonia", afirmó el subsecretario del Estado de Gales, Wayne David.

Según David, "el tema es importante" y el gobierno británico quiere resolverlo lo antes posible.

Aunque la situación de Evelyn ha sido discutida en el Parlamento, todavía espera para poder volver a Gales.

El partido Plaid Cymru lanzó una campaña para dar a conocer la situación de esta joven.

Mientras tanto, en Gwynedd, un pueblo de Gales, los pobladores organizaron un evento en el que se recaudaron más de US$2.500, que le permitirían a Calcabrini pagar por los pasajes para volver al Reino Unido.

Solo espera que las autoridades de inmigración le permitan regresar a tiempo para asistir a Eisteddfod, un festival tradicional galés que se celebra en Agosto y que también se festeja en Argentina.

El partamentario galés Llwyd asegura que va a seguir con la campaña hasta que se remedie esta "injusticia".