¿Ventanilla, pasillo o cocodrilo?

Hasta ahora, sólo en el cine habíamos visto reptiles arrastrándose a bordo de un avión.

Lo que ocurrió en un vuelo con destino a El Cairo no fue tan terrorífico como la película Serpientes en el avión, con Samuel L. Jackson, pero en cualquier caso, ninguno de los pasajeros esperaba tener que compartir el vuelo con un cocodrilo.

Image caption Meter o sacar animales exóticos de Egipto es ilegal.

Una cría de este animal provocó el pánico del pasaje en un avión de Egypt Air procedente de Abu Dhabi.

El cocodrilo, de 30 centímetros de largo, se escapó inesperadamente del equipaje de mano de uno de los viajeros.

Según explicó el periodista de la BBC Simon Ponsford, los pasajeros empezaron a gritar y a cobijarse en sus asientos cuando vieron que el inesperado pasajero deambulaba por el pasillo como si del Nilo se tratara.

El paseo aéreo le duró poco, ya que los miembros de la tripulación ejercieron de cazadores y, tras arrinconarle en una esquina del aparato, lograron capturarlo.

Nadie lo declaró

Ninguno de los pasajeros admitió haber introducido al cocodrilo a bordo del avión y los servicios de seguridad del aeropuerto aún se preguntan cómo alguien pudo burlar los controles de seguridad con semejante compañía.

Ahora, el próximo destino del viajero reptil es el zoológico de El Cairo.

Meter o sacar animales exóticos de este país es ilegal, pero no es la primera vez que sucede un incidente de este tipo.

Hace dos años, los oficiales de aduanas descubrieron 250 crías de cocodrilo, serpientes y camaleones cuando inspeccionaban la maleta de un pasajero saudí.

Contenido relacionado