¿A quién le da más suerte el Ekeko?

Ekeko
Image caption El Ekeko es rechoncho y con bigote, suele vestir ropas andinas y carga comida, utensilios domésticos y dinero.

Perú y Bolivia ya abrieron un nuevo frente en el enfrentamiento a cuenta de su folclore. Primero se disputaron el origen de la danza de La Diablada y ahora el de un muñeco al que se le suponen buenos augurios: el Ekeko.

En la mitología del Altiplano, el Ekeko -que se representa con un muñeco- es el dios de la abundancia y de la prosperidad. Ahora es también objeto de deseo para los gobiernos de Lima y La Paz, que de por sí no atraviesan sus mejores relaciones diplomáticas.

La ministra de Cultura de Perú, Cecilia Bakula, aseguró que el Ekeko es una figura popular de todo el Altiplano, incluyendo a Bolivia y una pequeña parte de Chile.

Pero Bolivia no está de acuerdo y anunció que recurrirá a la UNESCO (la organización cultural de Naciones Unidas) para reconocer el patrimonio cultural del festival anual de Alacita, en La Paz, en el que se celebra la deidad de Ekeko y se venden cientos de muñecos.

¿Buena suerte?

El alcalde de La Paz, Juan Del Granado, negó que el Ekeko también sea peruano, a pesar de que el embajador boliviano en Perú, Franz Solano, reconoció que el personaje está presente en la cultura de ambos países.

Como recordó el corresponsal de la BBC en la región, Dan Collyns, Perú y Bolivia comparten muchas tradiciones y manifestaciones culturales, lo que a veces ha dado lugar a algunas rivalidades.

Ekeko es representado como un hombre rechoncho y con bigote, que suele vestir ropas andinas y carga comida, utensilios domésticos y dinero.

Es típico que las parejas recién casadas o quienes estrenan una casa reciban un Ekeko como regalo de buena suerte.

La Diablada

Image caption Miss Perú desfiló con un traje inspirado en La Diablada.

Esta polémica recordó la surgida cuando Karen Schwarz, la concursante peruana en el concurso de belleza Miss Universo -que se llevó a cabo en Bahamas-, seleccionó un traje típico adornado con cuernos y llamas diabólicas, inspirado en la danza popular La Diablada.

La decisión provocó el rechazo de las autoridades de Bolivia, quienes acusaron a los organizadores de utilizar de forma inadecuada la herencia cultural boliviana.

El propio presidente boliviano, Evo Morales, intervino en la disputa. Aseguró que no se oponía al uso del traje pero pidió que se reconociera el origen de la danza.

"No podemos prohibir que vista (el traje) la Miss, que lo vista, pero que reconozca la propiedad, el origen de la Diablada", dijo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.