Histórico hallazgo de tesoro anglosajón

Pieza de oro con inscripción bíblica
Image caption La colección incluye espadas con empuñaduras de oro e incrustaciones de piedras preciosas.

De forma fortuita. Así fue descubierto un importante tesoro anglosajón compuesto de más de 1.500 piezas de oro y plata, que estaba enterrado bajo un campo en el condado de Staffordshire, Inglaterra.

El botín data del siglo VII, según los expertos, que aseguraron que su tamaño no tenía precedentes. Se podría tardar más de un año en calcular el valor del hallazgo.

Pero el tesoro no es sólo especial por su valor histórico. También lo es por la forma en que fue encontrado.

El responsable es Terry Herbert, quien utilizó un detector de metales, comprado en 1995, en la propiedad de un amigo.

Para Herbert, que practica esta actividad desde hace 18 años, este hallazgo es "con lo que sueñan todos lo que se dedican a la detección de metales".

La colección incluye sobre todo armas, como espadas con empuñaduras de oro e incrustaciones de piedras preciosas.

Contiene unos 5 kilos de oro y 2,5 kilos de plata, lo que la convierte en la más importante del período anglosajón desde el hallazgo en 1939 de 1,5 kilos de oro en Sutton Hoo, en el condado de Norfolk.

Cambio de percepción

Leslie Webster, ex responsable del departamento de Prehistoria y Europa en el Museo Británico de Londres, le dijo a la BBC que el descubrimiento "va a alterar nuestra percepción del mundo anglosajón tan radicalmente, si no más, que los hallazgos de Sutton Hoo".

Y todo gracias al hallazgo fortuito de un buscado amateur.

Por su parte, el Dr. Michael Lewis, vicedirector de uno de los programas de antigüedades del Museo Británico, aseguró que el hallazgo "pinta una nueva imagen de nuestro pasado y de la Edad Media".

"Esto demuestra que (en esa época) se produjeron objetos maravillosos", indicó.

Lewis aseguró que "ahora todo el mundo quiere saber a quién pertenece y por qué fue puesto allí, aunque esas preguntas son difíciles de contestar".

El experto indicó que una posibilidad es que haya sido enterrado a propósito como una oferta a un dios, por ejemplo. La otra posibilidad es que que se trate un tesoro que se había perdido o que los que lo dejaron ahí no pudieron volver a buscarlo.

"Increíble"

Terry Herbert, de 55 años y desempleado, se encontró con el tesoro mientras buscaba en tierras pertenecientes a un amigo agricultor en julio. La ubicación exacta del hallazgo no ha sido revelada.

"Tengo esta frase que digo a veces, 'espíritus de antaño llévenme donde aparezcan las monedas', pero ese día cambié las monedas por oro", dijo Herbert, quien indicó que la gente se suele burlar de los detectores de metales.

"No sé por qué lo dije ese día, pero creo que alguien estaba escuchando y me dirigió hacia ahí", agregó Herbert.

"Esto es lo que sueñan los que detectan metales, encontrar cosas como éstas. Sin embargo, la gran cantidad que hay es simplemente increíble", aseguró Herbert.

En exposición

El corresponsal de la BBC Nick Highman informó que el tesoro será valorado por el Museo Británico y el dinero que corresponda será entregado a Herbert y al propietario del terreno.

Image caption La zona del hallazgo en Staffordshire, Inglaterra.

Duncan Slarke, funcionario de hallazgos de Staffordshire, fue el primer profesional en ver el tesoro. Se quedó "casi sin palabras".

"Nada podría haberme preparado para eso. Vi cajas llenas de oro, con los productos más finos de creación anglosajona. Esto es absolutamente fenomenal", dijo Slarke.

"Es un hallazgo de una enorme importancia, el más importante con el que he tratado, pero esto tiene que ser considerado uno de los más grandes del país", agregó.

La colección está bajo resguardo en el Museo y Galería de Arte de Birmingham, donde una selección de los artículos hallados serán expuestos desde este viernes hasta el 13 de octubre.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.