Obama vs. los mensajes de texto

Barack Obama
Image caption Obama firmó la orden para promover el liderazgo del gobierno federal en la prohibición del uso del celular mientras se maneja.

Usted está en medio del tráfico y de pronto un timbre de su teléfono anuncia que ha recibido un correo electrónico o un mensaje de texto. Seguramente lo leerá, porque puede ser "algo importante" y también porque le sirve para paliar la monotonía del tráfico.

En estos tiempos de gran conectividad, todo el que tiene un teléfono móvil, un blackberry o un iPhone lleva la oficina a cuestas y sabe que cualquier mensaje puede ser crucial. Comiendo, caminando o manejando, siempre hay que revisar aunque sea el remitente del mensaje.

Pero, a partir de este 1º de octubre, si usted es uno los más de tres millones de empleados civiles al servicio del gobierno federal estadounidense tendrá prohibido enviar o leer mensajes de texto mientras maneje.

Coincidiendo con el segundo día de la Cumbre del Manejo Distraído en Washington, el presidente, Barack Obama, firmó este jueves una orden ejecutiva para "promover el liderazgo del gobierno federal en reducir el uso de mensajes de texto mientras se conduce".

Liderazgo federal

Según el Departamento de Transporte, en 2008 murieron 5.870 personas y 515.000 resultaron heridas en accidentes de tránsito en los que se vieron involucrados conductores que usaban sus teléfonos celulares u otros aparatos de comunicación.

El 16% de los accidentes fatales registrados ese año se debieron a la "distracción del conductor", un fenómeno que se produce mayormente entre jóvenes menores de 25 años.

"El gobierno federal puede y debe mostrar liderazgo en reducir los peligros del uso de mensajes de texto mientras se maneja (…) Los mensajes de texto hacen que los conductores quiten sus ojos del camino y al menos una mano del volante", se lee en la introducción del texto.

La orden da un plazo de 90 días a las diferentes agencias federales para que establezcan las regulaciones necesarias y las penas correspondientes a quienes violen la orden presidencial.

La medida afecta a los empleados federales que manejen vehículos de propiedad oficial o alquilados por el gobierno, o incluso vehículos privados que estén siendo usados durante misiones oficiales.

Manejo distraído

La idea de la Casa Blanca, al "mostrar el liderazgo federal", es forzar a los estados a adoptar leyes que regulen el uso de teléfonos y otros artefactos móviles mientras se conduce.

"No vamos a romper los malos hábitos de todos, pero vamos a elevar el grado de conciencia y a extremar las consecuencias", aseguró este jueves en la Cumbre del Manejo Distraído en Washington el secretario de Transporte, Ray LaHood.

LaHood aseguró que manejar mientras se está distraído con un teléfono es tan "equivocado como manejar sin cinturón de seguridad o manejar estando intoxicado", afirmó LaHood.

La Cumbre del Manejo Distraído reunió en Washingon a expertos en seguridad vial, congresistas, representantes de la industria automotriz y colectivos de familiares de víctimas de accidentes de tránsito.

Aunque todos comparten la preocupación por la incidencia del uso de celulares y del envío de mensajes de textos en la seguridad vial, algunos tienen dudas sobre la capacidad del gobierno federal de presionar a los estados para que regulen el problema.

En el Congreso, algunos legisladores están preocupados por el impacto que podría tener en las celosamente soberanas regiones que el gobierno central las amenace para crear leyes.

Prohibición total

En uno de los proyectos que han sido presentados ante el Congreso se establece una penalidad de hasta el 25% de los fondos federales para el mantenimiento de autopistas a aquellos estados que no legislen sobre la materia.

Hasta ahora, en 18 de los 50 estados y en el Distrito de Columbia -nombre oficial de Washington, la capital federal- existen leyes específicas contra el uso de mensajes de texto mientras se conduce.

Adicionalmente, en siete estados y en Washington está completamente prohibido manejar y hablar por teléfono simultáneamente.

Pero grupos de familiares de víctimas de accidentes de tránsito han solicitado una prohibición total del uso de celulares en automóviles y han sugerido a los fabricantes de autos que incorporen tecnologías para bloquear la recepción de llamadas y correos electrónicos mientras el vehículo está en marcha.

Eso implicaría el veto de dispositivos inalámbricos del tipo BlueTooth o los sistemas que adaptan el teléfono al sistema de audio del auto dejando al conductor con las manos libres.

Pero como los celulares también son conocidos por ser una herramienta útil para la seguridad de los condcutores, los asistentes a la reunión de Washington reconocieron que hay que balancear beneficios y perjuicios de manera que el resultado proteja la vida de quienes se desplazan por las vías.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.