Inédita mirada del reino de los espías

Autor Christopher Andrew
Image caption Andrew tuvo acceso a 400.000 archivos del MI5.

Que se publique un libro sobre espías británicos no es nada nuevo en este mundo donde las películas de James Bond obtienen millones en la boletería de los cines y las ventas de DVD's, pero que el libro sea autorizado por el mismo servicio de inteligencia de la Reina es algo muy novedoso.

El libro se llama "La defensa del reino: los espías y los políticos" y fue escrito por Christopher Andrew, pero más allá del título y el autor lo interesante es que se trata de la primera historia oficial del MI5, el servicio de contra-inteligencia británico que cumple 100 años de vida.

Andrew, historiador de la Universidad de Cambridge, tuvo acceso prácticamente ilimitado a 400.000 archivos de la institución e, incluso, se unió a la agencia durante siete años.

El autor dijo haber estado "muy emocionado y un poco nervioso" de escribir el libro, cuya extensión es superior a las 1.000 páginas. "Cada dos días, decía: 'Oh, caramba, nunca supe eso'", agregó este lunes en el lanzamiento de la obra.

Stephen Lander, el director del MI5, conocido como "M", quien encargó la realización del libro en 2002, dijo que creía que el servicio era la primera agencia de inteligencia en Occidente en llevar adelante este tipo de proyecto.

La historia

Cuando fue creado en 1909 la función del MI5 era simple: atrapar espías alemanes en el Reino Unido.

Durante la Segunda Guerra Mundial la tarea se tornó más compleja, no sólo había que atraparlos sino lograr que enviaran falsas informaciones a sus jefes en Moscú, lo que se denominó "doble cruz".

Luego llegó la Guerra Fría y los espías soviéticos reemplazaron a los alemanes como "los malos de la película", pero las líneas que separaban a buenos y malos se volvieron más borrosas que nunca.

Como recuerda el corresponsal de la BBC en temas de seguridad Gordon Corera, esta época fue particularmente conflictiva para los servicios británicos cuando salieron a la luz varios casos de secretos vendidos por agentes del MI5 y el MI6 -la agencia de inteligencia externa- a Moscú.

De acuerdo al libro de Andrew, la inteligencia británica apenas podía hacer frente al número de espías soviéticos en el Reino Unido durante la Guerra Fría.

Intereses políticos

Fue precisamente durante estos años cuando el trabajo del MI5 se mezcló de forma más estrecha con la política al centrarse en la lucha contra la "subversión", aquellos que intentaban "desestabilizar o derrocar la democracia parlamentaria por medios políticos, industriales o violentos".

Image caption El MI5 fue fundado en 1909.

Esta definición dejó mucho espacio para el debate sobre a quién debería vigilar el MI5 y ni los propios políticos eran inmunes a ser espiados en busca de alguna influencia comunista.

De acuerdo al libro de Andrew, eran los políticos quienes a menudo empujaban al MI5 a involucrarse en disputas políticas e industriales.

En la mayoría de los casos, la agencia se resistió. Pero no en todos.

Por ejemplo, el MI5 tenía un archivo secreto sobre el ex primer ministro Harold Wilson por sus vínculos con empresarios de Europa del este y agentes de la KGB.

Wilson estuvo en el poder en dos mandatos: 1964-1970 y 1974-1976.

En tanto, bajo el gobierno de Margaret Thatcher (1979-1990) se amplió la búsqueda de "subversivos" y la administración conservadora exigió acciones para enfrentarse a los "demoledores" de la industria británica, en el marco de su enfrentamiento con sindicatos.

En la década de 1980, muchos activistas de izquierda fueron observados.

¿Buena idea?

Algunos ex funcionarios de alto rango del MI5 miran hacia el pasado ahora y creen que demasiados archivos fueron abiertos a la mirada de Andrew.

Según el corresponsal de la BBC, escribir este tipo de historia no tiene precedentes y muchos se preguntan si fue prudente.

Corera dijo que los defensores del proyecto creen que este libro disipará algunos de los mitos que rodean el trabajo del MI5.

Tal vez haya que esperar otros 100 años para saberlo, o para leer la segunda parte.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.